Connect with us

Más fútbol

España avisa a Alemania

Published

on

Un veterano dirigente del fútbol español que ya no está se ponía de los nervios cada vez que a uno de los partidos que disputaba la selección se le calificaba como “amistoso”.“No los hay. Todos son oficiales”, decía a modo de reprimenda a quien se atrevía a ponerlo en cuestión bajo semejante denominación. No lo eran, desde luego, bajo su afirmación, que no distinguía entre lo presuntamente no trascendente y lo que sí lo era, y en el ESPRIT Arena de Düsseldorf lo habría comprobado de estar dónde estuvo. A tres meses del comienzo del Mundial Rusia 2018, cualquier partido tiene una especial significación por lo que supone como banco de pruebas. Más cuando se juega contra Alemania. Más si se hace en su terreno. Más si hay un lleno absoluto. Más cuando se juntan dos millares de españoles en las gradas.

Nada de amistoso, que supongo que es algo de lo que también participan Lopetegui y Löw, que en la contienda no se han andado con miramientos. Uno y otro han alineado a la “crême” de lo posible, es decir, aproximándose a los presumibles “onces” que tomen la salida en el Mundial con algunos retoques obligados por ausencias, Busquets, por ejemplo. Del tamaño de la intención, palpable en el equipo español formado de salida, dio cuenta inmediatamente la selección desde la apertura de uno de los que saben cómo amargar a los alemanes, Andrés Iniesta, ese chico que dice que se irá del equipo nacional tras el Mundial, ojalá se equivoque él y no los demás, fabricando un pase magistral, que, magistralmente, paró y remató por alto Rodrigo para batir a Ter Stegen entre el jolgorio generalizado de los seguidores españoles.

El jolgorio de los aficionados se repitió una docena de minutos más tarde, tras un larguísimo balón de Ramos a la banda opuesta ocupada por Isco. No llegó al balón por centímetros Héctor en su intento de despeje de cabeza a la desesperada, pero sí Isco, que esperaba que ocurriera lo que finalmente sucedió, sobre la raya casi para entrar libre ya de cualquier marca. Lo hizo como una bala para colocar un balón al que Iniesta no llegó por centímetros. Fue tanta la belleza de la acción que rendidos a sus pies cayeron los que tenían que hacerlo, es decir, los españoles, y los aficionados alemanes que ovacionaron calurosamente ese ejercicio de casi perfección al que solo faltó eso, un par de centímetros para acabar de rematarlo.

“Deliciosos con frecuencia Iniesta, Isco y Silva”

El partido tuvo su aquel para España como era de esperar. A los 23’ pudo empatarlo Timo Werner con un disparo cruzado que rozó el poste izquierdo del portal defendido por De Gea, primera de las ocasiones alemanas del encuentro y fruto, naturalmente, del talento que no se debe discutir al campeón del mundo. Aún lastrados por su inferioridad ante la calidad del toque del medio campo español, deliciosos con frecuencia Iniesta, Isco y Silva, tener enfrente a Khedira, Ozil, Kroos, Müller, Draxler y la “compaña” es como para temer, y con razón, que en cualquier momento hay equipo ahí capaz de causar grandes problemas. Ocurrió, sin embargo, que España jugó bien frecuentemente,  con el tiki que se le conoce en no pocos instantes y de ensueño en algunos instantes, que dejaron boquiabiertos a los espectadores. Me refiero a los germanos, claro está. Un chutazo inesperado de Thomas Müller, con mucho espacio libre alrededor, lo aprovechó, no obstante, Alemania para empatar cuando no había atisbo alguno de ello. No fue un gol fruto de su constante presión arriba, sino un chispazo aislado. Un zarpazo. Aceptémoslo: son los que son. Y es bueno no fiarse de ellos. No fiarse nada. Porque cuando menos se piensa…

Ter Stegen salvó “in extremis” a pies de Isco

Fue, precisamente, la atosigante presión de los alemanes lo que más daño le causó a España. No por inesperada sino porque abrió hueco en el medio campo español y aisló a Rodrigo, demasiado lejos de sus enlaces. A los 50’ entraron Nacho y Saúl por Piqué e Iniesta, que se había deslomado en la primera media hora. Inmediatamente Gundogan suplió a Khedira. Sin Andrés la jerarquía la asumió Silva, que está para eso y para lo que le echen. A los 54’ una trenzadísima jugada de España se acabó perdiendo en un exceso de pases y un minuto más tarde otra espléndida la salvó “in extremis” Ter Stegen a pies de Isco. Pudo ser el 1-2 que premiara las excelencias del equipo español en esos momentos que tantas veces brinda, pero antes de ello, De Gea ya se había lucido en un par de ocasiones. Lo uno por lo otro para ser justos.

A la hora de partido el encuentro estaba como al comienzo, o sea, en tablas, pero España había conseguido paliar los efectos morales de la igualada, que no era poca cosa. A los 64’ una falta de Koke a Müller a ocho metros del borde del área grande acabó en la cabeza de Hummels que mandó el balón al larguero. Lopetegui tiró entonces de Diego Costa, uno de esos delanteros capaz de amargar la vida de cualquier defensa, sea alemán o ugandés. A los 67’, un largo balón cruzado de Asensio no lo alcanzó Silva por el canto de un euro antes de que entrara Sané. El partido estaba en esos momentos para cualquier cosa: que lo ganaran los unos, que lo ganaran los otros o que se quedara como estaba. Cuando Silva dejó su puesto a Lucas Vázquez (70’), el medio campo del equipo de Lopetegui había sufrido una transformación casi absoluta. Solo quedaba Thiago. Löw cedió menos en ese punto. Ozil y  Kroos tuvieron que aguantar como jabatos hasta el final.

Tan inesperadamente como había igualado Alemania pudo marcar España en el minuto 75 cuando Costa no aprovechó un flagrante error defensivo, uno de los muy pocos de los alemanes, que puso el balón en sus pies y en las mismas narices de Ter Stegen. No sacó tajada de aquella ocasión pintiparada Diego, oportunidad postrera de un equipo que no solo aguantó el tipo ante el campeón del mundo y en su terreno sino que durante un buen rato le tuvo en las cuerdas. Y el que estaba refugiándose en ellas, no lo olvidemos, era Alemania.

Ustedes saben qué es y quiénes juegan con el campeón del mundo, ¿a qué sí?

(Luis Arnáiz. Fuente: RFEF)

Cayón

El Escobedo repetirá en la final de la Copa Federación

Published

on

El Escobedo derrotó al Cayón por 1 gol a 0 y luchará por repetir el título de Copa RFEF que ganó en la última temporada. El tanto de Pepín a 20 minutos del final le permitirá enfrentarse al Tropezón en la final que se disputará en El Sardinero.

CD Cayón: Marcote, Resi, Pelayo, Bolado, Diego, Torre (Cárcoba), Pala (Jesús), Michel ( Jairo), Dorronsoro, Miguel y Rodri.

UM Escobedo: Rafa, Adri, Berto, Víctor, Mario, Izan( m. 58 Fonso), Dani, Pepín, Bubu( m.74 Vitali), Carlos( m. 83 Madroño) y Laro.

Goles:

0-1 m. 70 Pepín

Árbitro: Valero Alonso acompañado de Sánchez Bustara y De la Teja Gómez.

Tarjetas: Amonestó a Pepín, Resi. Expulsó a Mario y a Estrada por doble amonestación.

Los dos equipos saltaron al campo con muchas precauciones y sin tomar grandes riesgos. Un buen centro de Laro Setién, que debutaba con el Escobedo, no encontró rematador en los primeros minutos. Pala también lo intentó desde fuera del área para el Cayón pero su disparo salió desviado.

Fue lo más destacado de la primera media hora de partido que dejó poco fútbol vistoso para los más de 300 aficionados que se dieron cita en las gradas del campo de Cabezón. Luego la cosa se animó.

En el 32 Laro estuvo a punto de romper el empate con un lanzamiento de falta lejano que se marchó rozando el palo. Dos minutos después un pase medido suyo dejó solo a Dani delante de Marcote que sacó el remate a bocajarro. Eran los mejores momentos del Escobedo de la mano de Setién que demostró la calidad que tiene en su pierna izquierda.

La respuesta de los de Mantecón no tardó demasiado en llegar y Pala y Miguel lo volvieron a intentar desde lejos. El partido se iba animando a pesar de que el marcador no se movía y el árbitro tuvo que cortar con varias tarjetas algunas acciones duras.

En la segunda parte el panorama no cambió demasiado. Los dos equipos ponían mucha intensidad, en cada duelo saltaban chispas y el empate a cero mantenía la emoción en las gradas. Ambos querían repetir presencia en la final como en la temporada pasada y no regalaban un centímetro de campo.

Los cambios dieron algo de oxígeno pero no mejoraron la marcha del partido para ninguno de los dos conjuntos. Laro, mucho más vigilado, apenas entraba en juego y a los delanteros del Cayón no les llegaban balones en buenas condiciones.

Cuando el choque parecía controlado un balón largo no lo pudo despejar la defensa del Cayón y Pepín lo aprovechó para plantarse solo delante de Marcote y batirle por bajo. El Escobedo se ponía por delante en el primer error importante de su rival y encaraba el camino hacia la final.

Sin embargo no estaba todo decidido. En el 85 pudo empatar Jairo con un disparo que se marchó pegado al palo. Luego la expulsión de Mario le dio superioridad numérica a los de Mantecón durante 5 minutos hasta que vio la roja Estrada e igualó fuerzas. No hubo tiempo para más y el Escobedo se llevó la victoria.

(Fuente: Federación Cántabra de Fútbol)

Continue Reading

Laredo

El Tropezón, primer finalista de la Copa Federación

Published

on

El Tropezón se convirtió en el primer finalista de la Copa RFEF al derrotar por dos goles a cero al Laredo en un partido muy disputado que quedó sentenciado en el último minuto. A pesar de jugar con uno menos durante 45 minutos el Laredo fue un digno rival.

CD Tropezón: Rubén Lavín, Zorrilla, Bustillo, Chamorro, Rafa, Luis Gómez, Víctor, Luis González, Jorge, Juan Fresno (Zarandona) y Miki (Mario).

CD Laredo: Puras, Rasines, Montiel, Guipu, Terrón, Xavi, Jony (Simón), Manu Ortiz, Manu Cobo (Vinatea), Iván Argos y Perry (Tocornal).

Goles:

1-0 m.15 Miki

2-0 m.89 Mario

Árbitro: Losada Feijóo acompañado de Melón Lanza y Campelo Núñez.

Tarjetas: Amonestó a Manu Cobo, Fresno, Bustillo, Chamorro, Víctor y Terrón. Expulsó a Xavi por doble tarjeta.

De inicio los de Raúl Pérez salieron con ganas de llevar la iniciativa y dominar el partido. A los tres minutos Manu Cobo se plantó solo delante de Rubén Lavín y en el intento de vaselina envió el balón fuera. La ocasión fue clarísima y pudo ser el primero del partido para los pejinos.

Sin embargo el que abrió el marcador fue su rival. A los 15 minutos Luis González filtró un pase medido a la espalda de la defensa, allí recibió solo Miki que controló perfecto y batió por bajo a Puras. En su primera llegada clara a portería el Trope lograba adelantarse en el marcador gracias al acierto del delantero haitiano.

A partir de ahí los de Tanos se sintieron más cómodos y se hicieron con el dominio del partido. Al Laredo le costaba hilar el juego y cada vez tenía más dificultades para llegar a la portería rival. Eran minutos de pocas ocasiones aunque cada vez que Miki cogía la pelota se intuía el peligro. A los 30 minutos Fresno remató flojo de cabeza un buen centro de Víctor y Xavi lo intentó para el Laredo desde la frontal pero su disparo se fue alto.

Antes del descanso de nuevo Fresno pidió penalti en una caída en el área que el árbitro no apreció y Jorge no fue capaz de batir a Puras en el tiempo de descuento cuando se quedó sólo delante del portero tras un error garrafal de Xavi que vio la segunda tarjeta amarilla y dejó a su equipo con diez.

Mejor con diez

Con uno menos y el resultado en contra el partido se le puso muy cuesta arriba a los de Raúl Pérez que sin embargo salieron con muchas ganas a la segunda parte presionado la salida de balón de su rival. Después de un par de remates lejanos De Manu Cobo y Ortiz el Trope intentó estirarse.

El Laredo estaba jugando mejor con diez que con once, llevando la iniciativa, aunque a la contra Mario, que acababa de entrar en el campo, estuvo a punto de hacer el segundo. El técnico pejino también movió sus fichas y metió en el partido a Vinatea y Tocornal en punta que habían sido titulares en cuartos de final.

Quedaba media hora por delante y no había nada decidido. Luis González lo intentó desde lejos y Tocornal remató flojo a las manos de Lavín desde la frontal de área.

Luego con el Laredo volcado Mario hizo el segundo a placer después de un gran pase de Zarandona casi en el tiempo de descuento. El Tropezón se convierte así en el primer finalista de esta edición de la Copa RFEF que se decidirá el 12 de septiembre en El Sardinero.

(Fuente: Federación Cántabra de Fútbol)

Continue Reading

Fútbol español

Las incógnitas de Lopetegui frente al once de gala de Simeone

Published

on

La Supercopa de Europa 2018, el título que mide a los dos campeones de las competiciones continentales, se disputará este miércoles 15 de agosto en Tallin (Estonia) a las 21 horas con dos viejos conocidos frente a frente: Real Madrid y Atlético de Madrid. El partido, que se jugará en el Illekula Stadium de la ciudad estonia, será televisado en Bein Sports.

Primer partido oficial de la era post Cristiano Ronaldo en el Real Madrid. Tras una buena pretemporada, los de Julen Lopetegui quieren confirmar sus buenas sensaciones ante un Atlético que se ha reforzado de manera espectacular este verano y que aspira a todo. Muchas incógnitas en ambos ‘0nces’, pues son muchos los internacionales de ambos equipos que llevan pocos entrenamientos en sus piernas.

En los blancos, Luka Modric y Raphael Varane son las grandes dudas, mientras que en los colchoneros todo apunta a que Simeone apostará por su ’11’ de gala, con Griezmann como estrella. Cinco duelos a los que no perder ojo:

Keylor Navas – Griezmann

Ante la posible no inscripción de Courtois para disputar el partido de esta noche, Navas es el llamado a defender la portería blanca. Enfrente tendrá a Antoine Griezmann, pieza clave en la selección francesa campeona del mundo tras poner punto y final al culebrón de su continuidad. Quería refuerzos de garantía y el Atlético de Madrid se los ha dado para soñar con ganarlo todo. Corto de ritmo pero sobrado de ganas. Anunció nada más ganar el título soñado por cualquier futbolista que por nada se perdería la final de la Supercopa de Europa. El referente atlético es la gran amenaza de la portería madridista.

Bale- Juanfran

El crecimiento demandado para no marcharse del Real Madrid que realizó nada más acabar la final de la Liga de Campeones, le llega a Gareth Bale como consecuencia del adiós de Cristiano Ronaldo. El galés es el nuevo líder del equipo, el referente y tras acabar siendo suplente con Zinedine Zidane será indiscutible con Julen Lopetegui. En su libertad de movimientos ofensivos y la permuta de posiciones en jugadores de ataque, es de su gusto caer a banda izquierda. Allí, en el lateral derecho rojiblanco, estará de vuelta en los partidos grandes Juanfran Torres, al que buscará como posible punto débil de la defensa por donde atacar.

Mayor experiencia como defensor pero un punto en la velocidad que medir ante la potencia de Bale. De una progresiva pérdida de minutos ante Vrsaljko, a la titularidad en el inicio de la temporada hasta que Santiago Arias se vaya acoplando a las necesidades de Simeone.

Modric – Saúl

Es una de las dudas por despejar, los minutos que tendrá Luka Modric en la final. Es el madridista con menos rodaje de pretemporada, el último en incorporarse, y aunque de su visión de juego y la facilidad que tiene para traspasar líneas enemigas dependerá buena parte de la brillantez del juego del Real Madrid, todo apunta a que hasta la segunda parte no hará acto de presencia en el partido. Hacer mejores a lo que les rodean y su capacidad asociativa le convierten en pieza clave en el proyecto de Lopetegui.

Saúl Ñíguez se lo ganó a pulso con Diego Simeone, gana peso cada temporada en el juego del Atlético de Madrid y su figura también cobra mayor importancia tras la salida de emblemas como Fernando Torres y Gabi. Gracias a su físico aparece en numerosas zonas del centro del campo, ejerce influencia y de su gran disparo lejano se añade un arma ofensiva a tener en cuenta.

Sergio Ramos – Diego Costa

Un día se abrazan y son inseparables, y al siguiente están intercambiando recados en marcajes de altos voltajes. Ramos y Costa, compañeros y amigos en la selección española, son los mejores representantes de la garra de Real Madrid y Atlético. Futbolistas que dan siempre todo lo que tienen en un terreno de juego, que van a la ‘guerra’ en la lucha por cada balón, que no miden en entrega. El capitán madridista será una temporada más el jefe de la zaga. Llega justo a tiempo, con un estado de forma lejos del ideal, y un examen duro ante un 9 que saca provecho de cualquier espacio en un despiste de marcaje. Costa ha completado toda la pretemporada y llega fino a la cita.

Benzema – Oblak

Sin los más de 50 goles que aseguraba Cristiano Ronaldo por temporada, la responsabilidad del goleador ya no podrá ser esquivada por Karim Benzema. Ya no tiene excusa el francés para mejorar sus pobres números anotadores, ni ampararse en el argumento de que gracias a su juego y movimientos, el portugués aumentaba sus registros. Su primer examen no puede tener mayor dureza. Uno de los grandes éxitos de la directiva del Atlético de Madrid en el verano además de los nombres ilusionantes que ha fichado, ha sido retener a Jan Oblak. Hasta el último momento estuvo tentado por equipos como el Chelsea, pero seguirá siendo pilar básico de Simeone, con un poder de influencia tan grande que una de las claves del éxito comienza desde la portería. La dimensión del nuevo proyecto le invitó a seguir. Es una temporada en la que, con títulos, puede ser reconocido como el mejor portero del mundo.

(Fuente: 20minutos.es)

(Foto: Atlético de Madrid)

Continue Reading
Advertisement

Podcast

Advertisement

Twitter

Instagram

Tendencia

Copyright © 2017 OID Radio4G Cantabria