Connect with us

Más fútbol

España empata ante Rusia

Published

on

Frente a Rusia, en Viena, en el segundo encuentro del cruce entre ambas selecciones, ya en semifinales de la Eurocopa 2008, dicen muchos de los que presenciaron el duelo (3-0) que se acercó mucho a lo que podríamos denominar el “partido perfecto”, la tormenta inevitable para el enemigo español. Uno de los que defendía dicha afirmación era nada más y nada menos que Luis Aragonés, el constructor de aquel equipo que tantas alegrías nos proporcionó entonces y después. Que fuera o no el choque con el que todos soñamos puede ser o no ser una exageración, pero lo cierto es que desde entonces y hasta finales de 2012 España no conoció otra cosa que victorias y victorias, por entonces de la mano de Vicente del Bosque. Ahora lo hace con Lopetegui al puente.
Sobre ese asunto de la exhibición irrepetible y otros muchos pueden abrirse los debates que se quieran. Nada como el fútbol para discutir. Hoy no es posible, sin embargo, dudar del efecto tremendamente cautivador que causa este equipo de Julen, invicto durante 15 meses, y que ha exhibido hasta ahora unas maneras sobre las que no cabe sospecha alguna. Sin tener que parecerse a ninguna otra selección, sean las mejores por títulos (1964, 2008, 2010 y 2012) o sin títulos, que también las ha habido espléndidas, España ha recobrado muchos de aquellos valores que nos llevaron a lo más alto. El último de esos ejemplos, antes de jugar esta noche en San Petersburgo, contra la hasta hace nada tan correosa Costa Rica. Al final, en La Rosaleda de Málaga, 5-0…y punto.

Rusia ha tratado paliar los efectos de un rival al que adversarios, aficionados y casas de apuestas toman ya muy en serio de cara a lo mejor del Mundial, jugando con todo lo que tiene y sin remilgos. Con su estilo voluntarioso de siempre y su técnica, que no ha mejorado sensiblemente, lejos aquellos días de Karpin y Mostovoi al mando de su armada mas con una gran ilusión. Abocada a una prueba de altura y riesgo en el precioso estadio de San Petersburgo, agitada y deseosa, eso sí, de mejorar su imagen, después de la derrota del fin de semana, en Moscú, ante Argentina, con gol del “Kun” Agüero. Pero durante una buena parte del duelo unas cosas han sido las del querer, como ya sabemos, y otra las del poder. Ni siquiera ausencias tan significativas para España como la de David Silva, de salida, el más insigne de sus coroneles hoy, permítaseme el pronunciamiento, o la del naciente Isco le han bastado a Rusia para estirar el cuerpo de salida y fajarse de igual a igual, salvo en el tramo final del primer tiempo. Aunque a los 7’ fuese Smolov, más tarde letal, el que estuvo muy cerca de empalmar mortalmente para De Gea un largo centro de Smolnikov.
Un minuto más tarde, solo uno más, se dice pronto, tardó España en ligar su primera jugada, en llegar por primera vez y en marcar por primera vez. La diana sería el resultado de algo inusual si no fuera porque España ha hecho normalidad de lo excepcional: defensas que hacen goles; volantes que hacen goles y delanteros que hacen goles. La combinación fue un exponente más de la pluralidad de la selección española: centró Asensio y cabeceó perfectamente Jordi Alba. No hay mayor exponente, y creo que lo he dicho más de una vez, de la fortaleza de este equipo magnífico, que su uniformidad dentro de la diversidad.

España ha jugado, no obstante, y es verdad, sin la plástica, soltura y la alegría con la que lo hizo ante Costa Rica, contra un rival muchísimo más tenaz y empeñado en sostener un 4-3-2-1 demasiado cauto como para provocarle penalidades a España durante mucho tiempo. Ha habido arreones rusos claro que sí, especialmente a raíz de su gol, pero durante gran parte del primer tiempo no mucho más que eso. Poco para que vibrara su afición, a la que realmente solo se ha escuchado algo parecido a apasionada cuando Sergio Ramos se ha dirigido a lanzar el penalti pitado a los 32’ y cuando ha aminorado distancias Smolov diez más tarde, revolviéndose sobre sí mismo y lanzando un excelente remate inalcanzable para De Gea. Luego las cosas cambiarían.
Lopetegui ha intentado cambiar la dinámica de los estertores de la primera parte con tres cambios. Tres cambios del tirón, que dirían en Cádiz, significan mucho. Alberto Moreno ha sustituido al goleador Alba; Illarramendi, a Iniesta y Callejón, a Suso. De salida, pocas mejoras. A los 50’, Miranchuk ha aprovechado una vacilación defensiva para hacer el 2-2 ante el estupor de los nuestros… y de los suyos. Nada hacía esperar semejante cambio, a pesar de algunos despistes sumamente inusuales. Todo ha vuelto a corregirse a los 53’ con otra pena máxima, ahora por derribo a Piqué. Silbado como nunca por un público ilusionado, y muy irritado, Sergio Ramos ha vuelto a poner en ventaja a España. Con todo un cañonazo.

Justo a la hora de partido, que es un punto de inflexión para los entrenadores, Lopetegui ha dado una nueva vuelta de tuerca al partido. Puestos en juego Silva, como conductor, Vitolo y Saúl por Ramos, Busquets y Thiago, respectivamente, España se ha topado con las mayores dificultades de la noche, que son las que nacen de los rivales crecidos, seguros de sus fuerzas, convencidos de que el milagro siempre es posible y lo era haber conseguido remontar un 0-2 y posteriormente un 2-3. Rusia ha sacado lo mejor que tenía, poderío físico, decisión, más toque, más rapidez y eso ha conducido a las tablas a los 70’, con otro disparo formidable, de nuevo de Fedor Smolov, un auténtico cuchillo en el eje del ataque “rojo”.
El empate es un buen resultado, aunque acostumbrados como estamos a exhibiciones pueda quedársele corto a muchos. Más, desde luego, tras ver la deriva que había adquirido con el 0-2 y que no pudo mantenerse. Ese pequeño disgusto es lo que pasa por haber acostumbrado tan bien a la afición. Así que seamos realistas, demos por notable lo que lo es, a pesar de todo, y pensemos en un ejercicio cerrado este año sin mácula.

(Crónica www.rfef.es)

Continue Reading
Advertisement OID
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mundial de Rusia

Rusia vence a una Egipto que podría quedar sin opciones

Published

on

FIFA | Rusia sigue dando alegrías a sus seguidores en su propia Copa Mundial de la FIFA™, en esta ocasión tras imponer su dominio en la segunda parte de un trabajado choque contra Egipto. Después de una primera mitad frenética, en la que ambos equipos derrocharon energía y entrega pero no crearon ocasiones claras, el capitán de Egipto, Ahmed Fathi, regaló a Rusia un gol al despejar un remate hacia su propia meta. Se trata del quinto autogol de Rusia 2018.

A continuación, Denis Cheryshev y Artem Dzyuba repitieron las gestas de su primer partido con sendos goles en tres minutos, que dieron al traste con las esperanzas que todavía albergaba Egipto. Aunque Mohamed Salah recortó distancias desde el punto de castigo, los *Faraones* dependen ahora de los favores de Arabia Saudí para mantener sus escasas probabilidades de pasar de ronda.

Continue Reading

Mundial de Rusia

Japón sorprende a Colombia y se lleva la victoria

Published

on

FIFA | Japón sorprendió a Colombia en el Mordovia Arena, y mató tres pájaros de un tiro: se adjudicó la primera victoria asiática ante un conjunto sudamericano en un Mundial, se desquitó de la abultada derrota que le había endosado este mismo adversario en Brasil 2014 (4-1) y sumó tres valiosísimos puntos en el Grupo H de Rusia 2018.

Nadie esperaba un inicio de choque tan intenso, con un penal, la expulsión del defensor colombiano Carlos Sánchez y un gol del japonés Shinji Kagawa. El seleccionador de Colombia, José Pékerman, efectuó varios ajustes tácticos para aumentar la eficacia de su ataque en situación de inferioridad numérica.

El capitán cafetero, Radamel Falcao, peleó por todos los balones, y forzó una falta que aprovecharía Juan Quintero para empatar. Así pues, se llegó al descanso con igualdad en el marcador.

Sin embargo, el cuadro asiático haría valer plenamente su ventaja numérica en el segundo periodo para crear numerosas ocasiones, hasta que Yuya Osako anotó el tanto de la victoria nipona en una acción a balón parado. Los Samuráis Azules no permitirían la reacción de su rival, a pesar de la entrada de James Rodríguez y Carlos Bacca. Todas las acometidas colombianas en los minutos finales terminaron siendo en vano.

Continue Reading

Más fútbol

El ‘príncipe’ Harry, conquista Volvogrado

Published

on

Inglaterra llegaba a su cita mundialista cargada de expectativas, y la primera mitad de los ‘three lions’ no defraudó. En una gris segunda parte y tras el empate de los tunecinos, los ingleses consiguieron marcar el gol de la victoria por 1 – 2 en el minuto 90 gracias a Harry Kane.

Los de Southgate salieron en tromba ante un rival, Túnez, que se veía desbordado. Henderson, Lingard y Dele Alli hacían estragos en la zona de tres cuartos y las ocasiones se sucedían una tras otra, la mala puntería de Sterling, no permitía adelantarse a los ingleses, hasta que a la salida de un saque de esquina, Maguire, que realizó un encuentro soberbio, remataba obligando al guardameta tunecino a realizar una parada de mérito, en el rechace, Harry Kane no tenía piedad y establecía el 0-1.

Cuando mejor jugaban los ‘pross’ llegó el error infantil de Walker que concedía un penalti que los africanos no desaprovecharían. De manera inexplicable se llegaba con un resultado de tablas al final de los primeros 45 minutos.

La segunda parte comenzó de nuevo con dominio inglés, sin embargo el cambio táctico del seleccionador tunecino, cortocircuitó el ataque de los ‘three lions’. Inglaterra no encontraba cómo superar las líneas tunecinas, una selección que demostró ser una de las más fuertes a nivel defensivo de esta Copa del Mundo.

Solo la entrada de Rashford dio un poco de oxígeno a los ingleses, un oxígeno que aumentó con la salida, tardía, de Loftus-Cheek y cuando el encuentro llegaba a su fin, de nuevo Harry Kane, en el único error defensivo grave de Túnez, marcaba el definitivo 1 – 2.

Primeros tres puntos para Inglaterra, que le dan un golpe de moral de cara a conseguir la clasificación para cuartos de final.

 

Ficha técnica:

Túnez (1): Hassen (Ben Mustapha 14′); Bronn, Ben Youssef, Meriah, Maaloul; Skhiri, Sassi, Khazri (Saber Khelifa 84′), Badri, Sliti (Ben Amor 73′); y Ben Youssef.

Inglaterra (2): Pickford; Walker, Stones, Maguire; Trippier, Henderson, Lingard (Dier 92′), Dele Alli (Loftus-Cheek 79′), Young; Sterling (Rashford 67′) y Kane.

Goles: 0-1, 10′: Kane, 1-1, 34′: Sassi, 1-2, 90′: Kane

Árbitro: Wilmar Roldán (Colombia). Amonestó a Walker en el minuto32.

Continue Reading
Advertisement

Podcast

Twitter

Instagram

Tendencia