Connect with us

Más

Fracturas por estrés

Published

on

Una fractura es la falta de continuidad en una estructura ósea. La mayor parte de las fracturas son causadas por traumatismos (caídas, fuertes golpes, etc.) tanto durante la práctica deportiva como fuera de ella. En cambio, las fracturas por estrés son consecuencia de pequeños traumatismos de escaso impacto pero producidos de forma prolongada o repetitiva.

El colágeno, que es parte fundamental de nuestro tejido óseo, es un material orgánico entre cuyas características destaca su elasticidad y que recupera los daños producidos por agresiones externas. Sin embargo, ante agresiones muy continuadas esos daños superarán la capacidad reparadora del colágeno, rompiéndose el equilibrio entre destrucción y reparación y originándose la fractura por estrés.

Según cómo se producen, distinguimos las fracturas por debilidad y las facturas por fatiga. Las primeras son aquellas que afectan a huesos debilitados por alguna alteración previa, como por ejemplo osteoporosis (disminución de la densidad mineral del hueso), más frecuente en personas de edad avanzada y en el sexo femenino; también pueden observarse en niños, asociadas a los cartílagos de crecimiento. Por su parte, las fracturas por fatiga se deben a una excesiva y continuada o repetitiva actividad muscular, que hace que el hueso responda con un proceso de regeneración, con una fase transitoria de recarga ósea en la que el hueso es más débil y vulnerable a este tipo de fracturas, por el desequilibrio que se origina entre la menor resistencia ósea y el aumento de la fuerza y el tono de los músculos .

Los más predispuestos a padecer este tipo de fracturas son quienes realizan actividad física continua. Entre los deportistas, los factores que más contribuyen a la aparición de esta dolencia son el incremento desordenado en duración, intensidad o frecuencia de la actividad física, un inadecuado período de descanso entre esfuerzos, no respetar una etapa de adaptación gradual tras una fase de inactividad, cambios bruscos en la superficie sobre la que se realiza la actividad (especialmente el paso de una superficie blanda a una más dura) o una técnica de entrenamiento inadecuada.

La fractura por estrés se suele manifestar como dolor asociado a la actividad, que será constante con un ejercicio continuado y que cede con el reposo del miembro afectado. Los síntomas suelen prolongarse durante dos a tres semanas, aunque pueden llegar a durar hasta cinco o más.

El examen físico es esencial para el diagnóstico. Se detecta ese dolor localizado, acompañado de edema, aumento de temperatura y/o eritema de la zona afectada. Además, una completa exploración biomecánica buscará desequilibrios musculares, debilidad, rigidez o disimetría de miembros. Entre los estudios de imagen utilizados, la radiografía simple es poco efectiva en fase temprana. La resonancia magnética es muy útil para el diagnóstico precoz, evidenciando áreas de edema óseo y partes blandas adyacentes. La tomografía axial computerizada (TAC) es el método de más alta especificidad, por su buena definición de la estructura ósea. Las técnicas de medicina nuclear tienen buena sensibilidad para detectar zonas de alto intercambio osteocálcico.

En la valoración de la lesión hay que considerar el historial deportivo del paciente y su actividad diaria, tanto deportiva como laboral. El diagnóstico temprano es esencial para evitar complicaciones y, especialmente en el caso de los deportistas profesionales, lograr un retorno lo más precoz posible a la actividad física deportiva.

El diagnóstico diferencial puede ser difícil, y se debe hacer con otras lesiones comunes, como las tendinitis o las sobrecargas musculares.

Estas fracturas pueden ser catalogadas según zona afectada, tiempo de curación o posibilidad de complicaciones (como el retraso de consolidación o pseudoartrosis) en fracturas de bajo riesgo, de pronóstico favorable con la simple cesación de la actividad, y fracturas de alto riesgo, especialmente si el diagnóstico es tardío.

El tratamiento de una fractura por estrés consiste, en esencia, en cesar la actividad deportiva (el tiempo de reposo recomendado, fundamental en estos casos, oscila entre seis y ocho semanas) e identificar y corregir los factores predisponentes. Posteriormente, y según cada fractura en particular, se evaluará la conveniencia o no de inmovilizar la zona afectada. Se recomienda realizar actividades de bajo o nulo impacto, como las que se realizan en piscina, y los ejercicios en gimnasio, que favorecen la recuperación al no implicar traumatismo para la estructura ósea dañada. Al mismo tiempo, se avanzará en la rehabilitación fisioterapéutica hasta que ceda el dolor, respetando los tiempos biológicos necesarios para la recuperación total de la fractura antes de reiniciar gradualmente la actividad deportiva habitual, aspecto fundamental para evitar recaídas. Los antiinflamatorios no esteroideos aliviarían el dolor, pero pueden afectar a la cicatrización de la fractura.

Algunos consejos útiles para minimizar el riesgo de aparición de una fractura por estrés son el buen calentamiento previo al inicio de las rutinas físicas, una dieta que preste especial atención a la ingesta adecuada de calcio y minerales, una correcta carga de entrenamientos y respetar los tiempos de descanso entre esfuerzos.

Advertisement OID
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más

Movistar pierde los derechos de MotoGP y la Premier League

Published

on

Foto: solomoto.es

El servicio de transmisión en vivo llamado DAZN que se lanzará en España en 2019, lo hará retransmitiendo en exclusiva el campeonato de MotoGP y la Premier League, arrebatando a Movistar los derechos.

(más…)

Continue Reading

Más

Nace la Asociación de Periódicos Digitales de Cantabria (APDcan)

Published

on

Un total de trece empresas de 16 medios fundan la nueva Asociación. El colectivo aglutina a más del 75% de los digitales de la región con el objetivo de fortalecer el sector y fomentar la viabilidad y la calidad.

(más…)

Continue Reading

Más

Miguel Cardenal, ficha por MEDIAPRO

Published

on

Miguel Cardenal, ex Secretario de Estado para el Deporte, se incorporará en el mes de noviembre al Grupo MEDIAPRO. Cardenal se centrará en el desarrollo del área internacional de la empresa.

Cardenal es catedrático de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social, y fue Presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD) durante cuatro años (2012 a 2016), así como fue Presidente del Consejo Rector de la Agencia Estatal Antidopaje. En el año 2014 fue el primer español designado miembro de The International Council of Arbitration for Sport (ICAS).

MEDIAPRO cuenta con oficinas en 53 ciudades de un total de 35 países, siendo la primera multinacional del sector audiovisual en el continente europeo, con actividad en la producción de contenidos para todo tipo de formatos y ventanas, la prestación de servicios audiovisuales en los 5 continentes y la gestión de derechos a nivel deportivo.

Continue Reading
Advertisement

Podcast

Advertisement

Twitter

Instagram

Tendencia

Copyright © 2018 Aquí Hay Pelotas

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar