CONECTATE CON NOSOTROS

Más fútbol

El cántabro Manu Calleja, nuevo entrenador del Toledo

Publicado

on

El técnico cántabro Manu Calleja ha sido presentado en el día de hoy como nuevo entrenador del CD Toledo hasta final de temporada. El entrenador se encontraba sin equipo desde la pasada campaña en el Socuéllamos, equipo con el que se quedó a un paso del ascenso

Manu se incorpora al Toledo sustituyendo al técnico Fran Cano en el cargo. El equipo toledense en la actualidad ocupa el 10º puesto la Tercera División con Castilla-La Mancha con 16 puntos, quedando a cinco puntos del Villarrubia que es cuarto con 21 puntos.

Publicidad olaiz
Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más fútbol

David Concha, rumbo a Japón

Publicado

on

Por

Foto: heraldodiariodesoria.es

El cántabro se irá cedido al Gamba Osaka de la J-League japonesa hasta el próximo mes de diciembre.

David Concha, jugador de la Real Sociedad, está apunto de emprender una nueva aventura futbolistica y será lejos de España. El cántabro se marchará cedido al Gamba Osaka que pertenece a la J-League de Japón.

El exracinguista, con contrato en vigor hasta el 2020 con el equipo txuri urdin, probará suerte hasta final de año en una liga que comienza este sábado, 23 de febrero, donde el Gamba Osaka con su enfrentamiento contra el Yokohama Marinos, encuentro que se espera no pueda estar todavía el cántabro.

Concha pasó por el quirófano el pasado mes de septiembre para solucionar un problema de pubis que le mantiene fuera de los terrenos de juego esta temporada. A esto hay que sumarle que el técnico del equipo vasco Imanol no cuenta con él, por lo que la salida en calidad de cedido al país nipón puede ser una alternativa para que cuente con minutos.

El Osaka Gamba cuenta en sus filas con tres jugadores extranjeros: el brasileño Ademilson y los coreanos Ui-jo Hwang y Jae-suk Oh. Su entrenador es, desde el pasado mes de julio, el nipón Tsuneyasu Miyamoto. Concha podrá entenderse bien con el fisioterapeuta del equipo, que es el catalán Antonio Gil.

La Real Sociedad pagó un millón de euros al Racing en el verano de 2015 por hacerse con los servicios de este prometedor jugador, que sólo ha podido jugar 11 partidos como txuri urdin, marchándose cedido al Numancia el primer año disputando solo 115 minutos respartidos en ocho encuentro. La pasada campaña se fue cedido al Barça B, pero la pubalgia le mantuvo apartado del tapete de juego.

Sigue leyendo

Más fútbol

El cántabro Adrián Corral, un cántabro que tenía previsto acabar en el Manchester United

Publicado

on

Foto de sport.es

Con tan solo 16 años tenía previsto recalar en el equipo inglés procedente del Villarreal.

Adrián Corral debía haberse convertido el pasado mes de enero en nuevo jugador del Manchester United a los 16 años, edad que ya permite firmar un contrato profesional

El cántabro es considerado como la perla de la cantera del Villarreal, jugando en la actualidad en el equipo cadete, confirmó su fichaje por el equipo inglés en redes sociales, pero a día de hoy no está del todo claro.

El joven futbolista actúa como lateral o central izquierdo, demarcación que debería ocupar en el Manchester United. Además, antes de darse por hecho el fichaje, este había recibido ofertas del Liverpool y fue convocado por la selección sub-16 que dirige Julen Guerrero. 

En el acuerdo de su marcha, el Villarreal podrá recibir como contraprestación, los derechos de formación correspondientes a los años que el futbolista ha llevado la camiseta amarilla.

Sigue leyendo

Fútbol español

Franco acabó con la deuda del Barça

Publicado

on

Bernardo Salazar | Fue una recalificación autorizada personalmente por el dictador Franco la que en 1965 salvó al F.C. Barcelona de la bancarrota cuando tenía una deuda de 230 millones de pesetas y se encontraba en quiebra por la construcción del Camp Nou. El artículo de Salazar presenta pruebas documentales sobre el proteccionismo que la entidad catalana recibió del régimen franquista.

El viejo campo de Les Corts Su demolición y posterior recalificación de los terrenos que ocupaba permitió al Fútbol club Barcelona salvarse de la quiebra económica.

Foto del viejo Camp Nou

Primera recalificación. El engrandecimiento del Barcelona como club en los años cincuenta puso a sus dirigentes ante la necesidad de ampliar Les Corts o construir un estadio nuevo. Aquel equipo de los Ramallets, Basora, Kubala, César, Moreno, Manchón, etc. necesitaba un recinto capaz de acoger toda la expectación que levantaba uno de los mejores equipos de Europa del momento. La ampliación o construcción del nuevo estadio abrió un fuerte debate entre el presidente Agustín Montal, partidario de la primera opción, y el que luego sería su 1 sustituto, Enrique Martí, que accedió a la presidencia el 16 de junio de 1952, defensor a ultranza de un nuevo recinto.

Construcción del Camp Nou. El Camp Nou comenzó a construirse en 1954. Hasta su inauguración el 24 de septiembre de 1957 era visitado por los socios para ver cómo crecía.

El 27 de septiembre de 1950 se había firmado la opción de compra de unos dos millones de palmos cuadrados en unos terrenos situados entre la Riera Blanca y la calle de la Maternidad por un precio de 10.092.445 pesetas. A partir de ese momento, dan comienzo las reuniones entre los directivos barcelonistas y las autoridades técnicas municipales. Éstas sugirieron la conveniencia de permutar los terrenos recién comprados por otros situados en la zona terminal de la Diagonal, que en los planes urbanísticos de la ciudad se reservaban para parques, jardines y zona deportiva, ya que los terrenos recientemente adquiridos estaban contemplados en las ordenanzas como zona urbanizable. El 11 de marzo de 1951 tomó posesión el nuevo alcalde de la ciudad Condal, Antonio María Simarro. Con este alcalde y Francisco Miró-Sans como nuevo presidente del Barça, se acordó la primera recalificación. Las conversaciones del nuevo presidente y sus directivos con el alcalde y ediles se intensificaron hasta lograr la promesa verbal de las citadas autoridades de que el club podría edificar el nuevo estadio en el emplazamiento previsto en el proyecto. Para ello era necesaria la modificación de la urbanización de los terrenos adquiridos tres años antes entre la riera blanca y la Maternidad, mediante la supresión de las futuras calles transversales que atravesaban hipotéticamente los terrenos. El 28 de marzo de 1954, en un acto multitudinario, se puso la primera piedra del nuevo estadio.

Segunda recalificación. En la asamblea general de socios, el 11 de junio de 1955, pudo expresar Miró-Sans su satisfacción: “Conviene decir que no todos los terrenos adquiridos están totalmente libres y a nuestra disposición, puesto que se está desalojando a los arrendatarios y meros ocupantes allí establecidos. A tal efecto hay que hacer constar nuestro más profundo agradecimiento al excelentísimo Gobernador Civil, don Felipe Acedo Colunga, que, siempre atento a todo cuanto redunda en la grandeza de Barcelona, se ha percatado perfectamente desde el primer momento de la monumentalidad de nuestros proyectos y les ha prestado siempre el más cariñoso y entusiasta apoyo”. Pero si hasta las dificultades técnicas y urbanísticas fueron resueltas, restaban las dificultades financieras. Más de 75 millones a corto plazo, 164 millones a largo en obligaciones hipotecarias y 55 millones adeudados a los socios, figuraban en la deuda del club, que ascendía a un total de 230.320.291,9 pesetas. La solución era vender Les Corts que estaba considerado como zona verde privada. Desechada la propuesta del Español, tanto en compra como en alquiler, Enrique Llaudet se entrevistó con José María de Porcioles, alcalde de la ciudad, solicitando recalificar la situación de Les Corts, el permiso de edificabilidad sobre el mismo y la revalorización para su venta. En los meses siguientes hubo presiones de todo tipo hasta que el 4 de agosto de 1962 el pleno municipal aprobó el necesario cambio de calificación de los terrenos. La operación se justificó con la cesión por el club al ayuntamiento de 1.000 metros cuadrados en la Travesera de Les Corts para permitir su ensanche y otros 4.443 metros cuadrados para construir instalaciones municipales deportivas cubiertas. Asimismo se limitó a 8.000 metros cuadrados la edificabilidad de los 24.000 metros limitados entre las calles Vallespir, Travesera, Numancia y Marqués de Sentmenat. El resto pasó íntegramente a suelo edificable. José María de Porcioles fue premiado por el Barcelona con el nombramiento de Soci d’honor en la asamblea barcelonista del 27 de septiembre de 1963. Una zona verde privada se transformaba en zona edificable para la salvación de la economía del Barcelona. El 7 de mayo de 1963, en asamblea extraordinaria convocada para tratar como único asunto la recalificación del viejo estadio de Les Corts, los socios culés aprobaron el derribo del estadio, la convocatoria de subasta de los terrenos a partir de 100 millones y la parcelación de Les corts en caso de inexistencia de ofertas. El 17 de mayo el presidente Enric llaudet solicitó al Gobierno civil el permiso para el derribo del viejo campo, que le fue concedido poco después. Esta segunda recalificación, primera sobre los terrenos del viejo Les Corts, solventaba los graves problemas económicos que afrontaba la entidad barcelonista.

Tercera recalificación Pese a la respuesta favorable del Gobierno Civil, todavía surgieron determinados recursos interpuestos por entidades de diversa índole, hecho que motivó que el tema pasara a más altas instancias, a pesar de que el 25 de febrero de 1965 la Dirección General de Urbanismo diese por válido el cambio de calificación de los terrenos. El entonces directivo del Barça, Juan Gich, más tarde Delegado Nacional de Deportes, recurrió a su entrañable amistad con Torcuarto Fernández Mirada para que el 13 de agosto de 1965 se consiguiera el visto bueno de todo este asunto en el Consejo de Ministros, que bajo la presidencia de Francisco Franco tuvo lugar en el Pazo de Meirás. En el Boletín Oficial del Estado número 228, fechado el 23 de septiembre de 1965, aparece el Decreto 2735/1965, de 14 de agosto, por el que “se aprueba el cambio de uso de una zona verde del Plan Parcial de Ordenación Urbana de la Zona Norte de la avenida del Generalísimo Franco, entre las plazas de Calvo Sotelo y del Papa Pío XII, de Barcelona”. Al pie del mismo figuran las firmas de Martínez y Sánchez Ajona (Ministro de la Vivienda) y Francisco Franco.

Poco después, sin la misma publicidad que obtuvo José María Porcioles, Torcuato Fernández Miranda y Hevia ingresaba en la relación de los socis d’honor blaugranas. Treinta y tres días más tarde se acordaba la venta del entrañable Les Corts con don José Sabata Anfruns por un total de 205 millones de pesetas. No han pasado tantos años para que todo esto se haya olvidado. Los organismos públicos siempre han favorecido a las entidades representativas de su ámbito territorial, sin tener en cuenta las necesidades de los vecinos, y, si es necesario, no dudan en incumplir las leyes para beneficiar al poderoso en detrimento de los ciudadanos a los que representan.

Sigue leyendo
Publicidad

Podcast

Publicidad

Twitter

Instagram

Tendencia

Copyright © 2019 Aquí Hay Pelotas