CONECTATE CON NOSOTROS

Fútbol español

El fútbol español en la encrucijada

Publicado

on

España lleva más de 25 años presumiendo albergar la mejor liga del mundo, dicho título lo ha lucido con orgullo y con honor, pero algo comenzó a cambiar desde principios de siglo y se agudizó desde el 2010. Vaya por delante que este artículo de opinión no es el típico artículo ‘hater’ de la liga española, sino que voy a tratar de avisar de lo que puede ocurrir si no se pone freno a un determinado modelo por el que ha optado nuestro fútbol, o mejor dicho, sus dirigentes.

Que grandes futbolistas españoles emigren a Inglaterra ya nos había dejado de sorprender, pero que futbolistas de la llamada ‘clase media’ prefiriesen la aventura inglesa es más llamativo. El pasado verano vimos como jugadores como Roque Mesa o Sandro, por citar un par de ejemplos, abandonaban LaLiga para enrolarse en Swansea y Everton respectivamente; ya no hablamos de grandes jugadores del tipo Morata, Juan Mata, De Gea, Ander Herrera o David Silva, futbolistas de relumbrón que veían la oportunidad de ganar títulos y la tentación de engordar sus cuentas corrientes con los sueldos de los grandes clubes de Inglaterra.

La economía y el fútbol han cambiado, los últimos ejemplos son los de Laporte y Guaita que pasarán a formar parte de las plantillas de Manchester City y Crystal Palace respectivamente.

Competitiva y económicamente, la Premier League es más atractiva para nuestros jugadores independientemente de su nivel futbolístico, algo impensable hace años. Evidentemente esto es fútbol, luego los hay que triunfan y los que vuelven a España o prosiguen su aventura en otros lugares.

Algo sucede, pero, ¿cómo podemos analizarlo? En mi opinión hay varias noticias que por sí solas no dicen mucho pero si las vemos en su conjunto nos hacen una buena composición de lugar.

Para empezar, los ingresos televisivos, es una cantinela ya contada muchas veces, que el colista de la Premier League cobre más que el tercer clasificado de LaLiga es un hecho, insólito pero un hecho.

El modelo del reparto es mucho más igualitario que el que se desarrolla en España, allí se prima la competitividad de su liga, aquí se prima inflar a dos colosos que ganen año sí, año también la Champions para poder decir que nuestra liga es mejor. Evidentemente cada uno elige qué modelo le parece mejor, yo por mi parte tengo claro que me quedo con el inglés en este sentido.

Con estos datos es de sentido común que según la consultora Deloitte, 10 de los 20 clubes más ricos del mundo sean ingleses, si vamos a los 30 primeros, 14 de ellos juegan la Premier League, destaca ver entre los 30 equipos más ricos del mundo a equipos como West Ham o Southampton, un equipo que ocupa ahora mismo plaza de descenso a Championship.


Es muy fácil decir que es lógico, porque la Premier League reparte 1.000 millones de euros más que LaLiga en este concepto. Pero esa no es la cuestión, la cuestión es ¿Por qué disponen de esos ingresos extra que LaLiga es incapaz de generar?

Por un lado organización, tener un calendario definido de absolutamente todas las competiciones y una sede fija para las finales de los torneos coperos ayuda a la hora de vender tus derechos televisivos.

Pero sobre todo por dos aspectos, respeto al aficionado y DAR VALOR A SU PRODUCTO. La Premier League vale tanto para las televisiones precisamente porque sus dirigentes no se han plegado a las exigencias de las televisiones, la tradición marca que el sábado a las 15:00 (hora inglesa) se juegan el grueso de los partidos y así se siguen disputando. Nada de poner un partido cada 2 horas para que se puedan televisar todos.

Si un partido debe retrasar su comienzo porque un temporal o un atasco provoca que muchos aficionados no hayan llegado a tiempo al estadio, se retrasa.

Sólo conjugando la tradición con la mercantilización se consigue el equilibrio, algo que en Inglaterra han entendido a la perfección.

Por el contrario en España nos encontramos con un calendario en el que los horarios se conocen apenas 15 días antes de cada partido, donde ya no hay un carrusel de partidos el domingo a las 17:00 y donde se multa a los clubes que no cumplen con un 75% de ocupación mínima en la “U televisiva”.

Un modelo de explotación en el que para ganar audiencia en el extranjero, las medidas que se adoptan (o que se quieren adoptar) son poner los nombres de los jugadores estampados en chino en sus camisetas y traer cedidos jugadores de Arabia Saudí a algunos clubes de Primera y Segunda División. Es decir, todo lo contrario que se hace en Inglaterra, en lugar de dar valor a tu producto y a tu liga, devaluarla y dejarla por los suelos con tanta genuflexión ante los petrodólares.

Hablo de la comparación España – Inglaterra porque es lo que más conozco, pero en muchos aspectos, la Bundesliga alemana ya nos ha superado, de hecho en asistencia total durante 2017, LaLiga es la cuarta competición por detrás de la Premier League, Bundesliga y… la SkyBet Championship, sí, la segunda división inglesa tiene más espectadores que nuestra liga.

Los datos son preocupantes y se deberían tomar medidas encaminadas a cambiar una tendencia a la baja en nuestro fútbol, ya empiezan a emigrar futbolistas de clase media, que Messi y Cristiano terminen sus carreras es cuestión de tiempo, y cuando eso ocurra… ¿El vacío?

Publicidad olaiz
Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fútbol español

Franco acabó con la deuda del Barça

Publicado

on

Bernardo Salazar | Fue una recalificación autorizada personalmente por el dictador Franco la que en 1965 salvó al F.C. Barcelona de la bancarrota cuando tenía una deuda de 230 millones de pesetas y se encontraba en quiebra por la construcción del Camp Nou. El artículo de Salazar presenta pruebas documentales sobre el proteccionismo que la entidad catalana recibió del régimen franquista.

El viejo campo de Les Corts Su demolición y posterior recalificación de los terrenos que ocupaba permitió al Fútbol club Barcelona salvarse de la quiebra económica.

Foto del viejo Camp Nou

Primera recalificación. El engrandecimiento del Barcelona como club en los años cincuenta puso a sus dirigentes ante la necesidad de ampliar Les Corts o construir un estadio nuevo. Aquel equipo de los Ramallets, Basora, Kubala, César, Moreno, Manchón, etc. necesitaba un recinto capaz de acoger toda la expectación que levantaba uno de los mejores equipos de Europa del momento. La ampliación o construcción del nuevo estadio abrió un fuerte debate entre el presidente Agustín Montal, partidario de la primera opción, y el que luego sería su 1 sustituto, Enrique Martí, que accedió a la presidencia el 16 de junio de 1952, defensor a ultranza de un nuevo recinto.

Construcción del Camp Nou. El Camp Nou comenzó a construirse en 1954. Hasta su inauguración el 24 de septiembre de 1957 era visitado por los socios para ver cómo crecía.

El 27 de septiembre de 1950 se había firmado la opción de compra de unos dos millones de palmos cuadrados en unos terrenos situados entre la Riera Blanca y la calle de la Maternidad por un precio de 10.092.445 pesetas. A partir de ese momento, dan comienzo las reuniones entre los directivos barcelonistas y las autoridades técnicas municipales. Éstas sugirieron la conveniencia de permutar los terrenos recién comprados por otros situados en la zona terminal de la Diagonal, que en los planes urbanísticos de la ciudad se reservaban para parques, jardines y zona deportiva, ya que los terrenos recientemente adquiridos estaban contemplados en las ordenanzas como zona urbanizable. El 11 de marzo de 1951 tomó posesión el nuevo alcalde de la ciudad Condal, Antonio María Simarro. Con este alcalde y Francisco Miró-Sans como nuevo presidente del Barça, se acordó la primera recalificación. Las conversaciones del nuevo presidente y sus directivos con el alcalde y ediles se intensificaron hasta lograr la promesa verbal de las citadas autoridades de que el club podría edificar el nuevo estadio en el emplazamiento previsto en el proyecto. Para ello era necesaria la modificación de la urbanización de los terrenos adquiridos tres años antes entre la riera blanca y la Maternidad, mediante la supresión de las futuras calles transversales que atravesaban hipotéticamente los terrenos. El 28 de marzo de 1954, en un acto multitudinario, se puso la primera piedra del nuevo estadio.

Segunda recalificación. En la asamblea general de socios, el 11 de junio de 1955, pudo expresar Miró-Sans su satisfacción: “Conviene decir que no todos los terrenos adquiridos están totalmente libres y a nuestra disposición, puesto que se está desalojando a los arrendatarios y meros ocupantes allí establecidos. A tal efecto hay que hacer constar nuestro más profundo agradecimiento al excelentísimo Gobernador Civil, don Felipe Acedo Colunga, que, siempre atento a todo cuanto redunda en la grandeza de Barcelona, se ha percatado perfectamente desde el primer momento de la monumentalidad de nuestros proyectos y les ha prestado siempre el más cariñoso y entusiasta apoyo”. Pero si hasta las dificultades técnicas y urbanísticas fueron resueltas, restaban las dificultades financieras. Más de 75 millones a corto plazo, 164 millones a largo en obligaciones hipotecarias y 55 millones adeudados a los socios, figuraban en la deuda del club, que ascendía a un total de 230.320.291,9 pesetas. La solución era vender Les Corts que estaba considerado como zona verde privada. Desechada la propuesta del Español, tanto en compra como en alquiler, Enrique Llaudet se entrevistó con José María de Porcioles, alcalde de la ciudad, solicitando recalificar la situación de Les Corts, el permiso de edificabilidad sobre el mismo y la revalorización para su venta. En los meses siguientes hubo presiones de todo tipo hasta que el 4 de agosto de 1962 el pleno municipal aprobó el necesario cambio de calificación de los terrenos. La operación se justificó con la cesión por el club al ayuntamiento de 1.000 metros cuadrados en la Travesera de Les Corts para permitir su ensanche y otros 4.443 metros cuadrados para construir instalaciones municipales deportivas cubiertas. Asimismo se limitó a 8.000 metros cuadrados la edificabilidad de los 24.000 metros limitados entre las calles Vallespir, Travesera, Numancia y Marqués de Sentmenat. El resto pasó íntegramente a suelo edificable. José María de Porcioles fue premiado por el Barcelona con el nombramiento de Soci d’honor en la asamblea barcelonista del 27 de septiembre de 1963. Una zona verde privada se transformaba en zona edificable para la salvación de la economía del Barcelona. El 7 de mayo de 1963, en asamblea extraordinaria convocada para tratar como único asunto la recalificación del viejo estadio de Les Corts, los socios culés aprobaron el derribo del estadio, la convocatoria de subasta de los terrenos a partir de 100 millones y la parcelación de Les corts en caso de inexistencia de ofertas. El 17 de mayo el presidente Enric llaudet solicitó al Gobierno civil el permiso para el derribo del viejo campo, que le fue concedido poco después. Esta segunda recalificación, primera sobre los terrenos del viejo Les Corts, solventaba los graves problemas económicos que afrontaba la entidad barcelonista.

Tercera recalificación Pese a la respuesta favorable del Gobierno Civil, todavía surgieron determinados recursos interpuestos por entidades de diversa índole, hecho que motivó que el tema pasara a más altas instancias, a pesar de que el 25 de febrero de 1965 la Dirección General de Urbanismo diese por válido el cambio de calificación de los terrenos. El entonces directivo del Barça, Juan Gich, más tarde Delegado Nacional de Deportes, recurrió a su entrañable amistad con Torcuarto Fernández Mirada para que el 13 de agosto de 1965 se consiguiera el visto bueno de todo este asunto en el Consejo de Ministros, que bajo la presidencia de Francisco Franco tuvo lugar en el Pazo de Meirás. En el Boletín Oficial del Estado número 228, fechado el 23 de septiembre de 1965, aparece el Decreto 2735/1965, de 14 de agosto, por el que “se aprueba el cambio de uso de una zona verde del Plan Parcial de Ordenación Urbana de la Zona Norte de la avenida del Generalísimo Franco, entre las plazas de Calvo Sotelo y del Papa Pío XII, de Barcelona”. Al pie del mismo figuran las firmas de Martínez y Sánchez Ajona (Ministro de la Vivienda) y Francisco Franco.

Poco después, sin la misma publicidad que obtuvo José María Porcioles, Torcuato Fernández Miranda y Hevia ingresaba en la relación de los socis d’honor blaugranas. Treinta y tres días más tarde se acordaba la venta del entrañable Les Corts con don José Sabata Anfruns por un total de 205 millones de pesetas. No han pasado tantos años para que todo esto se haya olvidado. Los organismos públicos siempre han favorecido a las entidades representativas de su ámbito territorial, sin tener en cuenta las necesidades de los vecinos, y, si es necesario, no dudan en incumplir las leyes para beneficiar al poderoso en detrimento de los ciudadanos a los que representan.

Sigue leyendo

Fútbol español

El desenlace será en el Bernabéu

Publicado

on

Foto @fcbarcelona

El FC Barcelona y Real Madrid empataron 1-1 en el Camp Mou.

Desde el primer minuto con el gol del internacional español Lucas Vázquez a pase de Benzema, ha quedado claro lo emocionantes que van a ser estas semifinales en el torneo con más solera del fútbol español.

El Real Madrid se adelantaba así en el Camp Nou, donde las alternativas en juego y ocasiones han sido constantes durante todo el choque.

Ya en la segunda mitad, una acción con varios rechaces la culminaba el brasileño Malcolm para poner las tablas definitivasen el electrónico.

Leo Messi y Gareth Bale han dispuesto de media hora sobre el campo, pero no han podido desnivelar el marcador de una eliminatoria que se resolverá la última semana de febrero en el Santiago Bernabéu.

Este jueves, Real Betis y Valencia CF completarán la ida de las semifinales que quedan de la siguiente manera: 

Día y horaPartidoResultado
MIÉRCOLES, 6 |  21:00 HORASFC BARCELONA – REAL MADRID CF1-1
JUEVES, 7 | 21:00 HORASREAL BETIS BALOMPIÉ – VALENCIA CF

Foto: @FCBarcelona_es

Sigue leyendo

Fútbol español

El Gobierno eliminará la obligación de convertirse en SAD

Publicado

on

Información de palco23.com

En 1992 la Ley del Deporte obligaba a los equipos de fútbol a convertirse en una empresa mercantil.

El Gobierno pone fin a la obligación de que los equipos de fútbol sean SAD. El anteproyecto de Ley del Deporte presentado incluye la supresión de la obligatoriedad de los clubes de convertirse sociedades anónimas deportivas (SAD) cuando ascienden a ligas profesionales. A cambio, se impondrán mayores medidas de control económico, según ha explicado el ministro de Cultura y Deporte, José Guirao.

A cambio de esta libertad de elección, la propuesta de nueva Ley del Deporte “ha potenciado la capacidad de los organizadores de estas competiciones, esencialmente ligas, para realizar sistemas de control económico de estos participantes que garanticen su viabilidad y la integridad de los torneos. Este modelo garantizará que un mayor número de competiciones deportivas pueden acceder a la categoría de profesionales”. Además, todos los equipos de ligas profesionales o profesionalizadas deberán remitir sus cuentas anuales al Consejo Superior de Deportes (CSD).

Sigue leyendo
Publicidad

Podcast

Publicidad

Twitter

Instagram

Tendencia

Copyright © 2019 Aquí Hay Pelotas