CONECTATE CON NOSOTROS

Opinión

El fútbol total, por Raúl Azcona

Publicado

on

Foto de The Telegraph

No todo es negro o blanco, el gris tiene su encanto.

Quizá sea la propia condición del ser humano la que lleva a elegir siempre una opción detestando completamente la opuesta. Derecha o Izquierda, Madrid o Barsa, Mourinho o Guardiola, Blanco o Negro…

Pero también es cierto, que después de tanta confrontación, una fuerza suele resurgir y tomar el control imponiéndose al resto, EL GRIS.

Hablemos de fútbol; ¿Mourinho o Guardiola? ¿Madrid o Barsa? ¿Atacar o defender? Si solo somos capaces de elegir entre uno u otro, nos perderemos un montón de matices que se encuentran entre cada polo. Un montón de opciones que hoy se reivindican y triunfan. Klopp, Pochettino, Emery, Sarri, Liverpool, Tottenham, Chelsea, Arsenal…

El fútbol de hoy, el fútbol total, no permite elegir entre atacar o defender. Hoy el fútbol avanza, a la par que la condición física, hacia un todo. Hacia el control de cada fase del partido. Hay que ser capaces de atacar bien, defender bien y de dominar ambas transiciones, es decir, saber qué hacer cuando recupero el balón y cuando lo pierdo.

Según los estudios recientes, alrededor del 30% de los goles se consiguen en acciones a balón parado (córner, falta, penalti…). Otro 30% se obtiene en ataque posicional, ya sea combinativo o directo. Finalmente, alrededor de un 40% de los goles se suceden en el momento inmediatamente posterior (5-6 segundos) a la pérdida o recuperación de balón. Hoy conocido como transiciones.

Cada uno que saque sus propias conclusiones, pero como muchas veces en la vida, en el término medio está la virtud. En saber quedarse con lo bueno de cada opción modelando la propia. Y si hablamos de fútbol, dominar de la mejor manera los 4 momentos del juego y entender el juego en sí mismo nos hará mejor equipo. Y normalmente, aunque no siempre se cumple, los mejores son los que ganan.

Bienvenidos por tanto peloter@s a una nueva era. Bienvenidos a la “transición”.

Opinión

Con la camiseta puesta

Publicado

on

Bajo el filtro verdiblanco

Muchos son los refranes sobre las elecciones, los gustos y los colores. Cuando te pones la camiseta de tu equipo, sus colores traspasan su tejido y se apoderan de ese músculo que lo alimenta todo. Nuestro corazón verdiblanco.

Ya sea por tradición familiar, por apego a la “tierruca” o por la razón que cada uno escoja, cuando uno es del Racing, lo es para siempre.

El fútbol no entiende de miradas caleidoscópicas. Los colores y el amor a un club permanecerán siempre y ese filtro teñirá la realidad con nuestros colores. Una realidad que ha llevado a un club histórico y centenario a celebrar el ascenso a una categoría que hace poco detestaba, como si de una final de la máxima competición europea se tratase.

Los gustos, los colores, son así. Muchas veces no se eligen, y cuando se han apoderado de ti, los elegirías una y mil veces, a pesar del sufrimiento que conllevan.

Muy poco importa si el partido fue bueno o malo. La afición pasea por las calles de nuestra hermosa ciudad con una sonrisa verdiblanca de oreja a oreja. Pudieron ser villanos, pero hoy, nuestros futbolistas, cuerpo técnico y directivos son héroes, y como tal, pasarán a la historia.

Este maldito deporte se diferencia de otras artes porque no necesita de belleza para ser admirado. Tampoco entiende de intelectualidades o de clases sociales, el fútbol es mucho más que un deporte y tu equipo es mucho más que once valientes corriendo en calzones. El fútbol es pasión, sentimiento y colores.

No era el mejor escenario, ni la mejor hora ni el mejor rival. Quizá tampoco fue la mejor versión de nuestro propio equipo, pero después de meter todos esos componentes en nuestra batidora racinguista, solo hubo que añadir un poco de verde y blanco para que el resultado fuese un día inolvidable.

Despídanse de Lucifer peloter@s, abandonamos el infierno.

Sigue leyendo

Opinión

La delgada línea blanca

Publicado

on

A doce centímetros del éxito.

Por Raúl Azcona | En la alta competición, cuando la preparación física se lleva al extremo, se estudia al rival minuciosamente y el conocimiento de nuestros propios límites es absolutamente científico, son los pequeños detalles los que nos acercan o alejan del triunfo.

En el caso del fútbol, y según la reglamentación vigente, un máximo de doce centímetros de anchura debe tener la línea de meta. Esa es la distancia que, en muchas ocasiones, separa la victoria de la derrota, el éxito del fracaso.

El gol lo condiciona todo. Cambia un partido, una dinámica e incluso, una temporada. Haciendo un paralelismo maquiavélico, el gol justifica los medios.

Los ejemplos más actuales evidencian esta antigua teoría. Pensemos, por ejemplo, en el F.C. Barcelona: campeón de liga, semifinalista de Champions y finalista de Copa del Rey. Solo un gol en cada una de las competiciones en las que no fue campeón, lo separó del triunfo. Un gol que redujo un posible triplete y un éxito mayúsculo, a una temporada mediocre.

¿Es justo defenestrar una temporada completa por la falta de acierto en un momento concreto?

Vayamos a un ejemplo más cercano, nuestro Racing. En su último partido, el más importante de la temporada hasta el momento, el equipo empata a cero ante un Atlético Baleares que apenas se acercó a la portería racinguista. Un partido en el que solo un balón al poste privó al Racing de una victoria soñada. Un poste que, según la normativa, debe tener una anchura no superior a doce centímetros, al igual que la línea de meta. Doce centímetros que desataron la euforia en la afición atlética y la incertidumbre en la racinguista.

Nuestro Racing hizo el partido que debía hacer, y solo esa delgada línea blanca nos separó del éxito.

Hagan acopio, por tanto, de las pinturas de guerra. La batalla continúa.

Sigue leyendo

Opinión

Los fichajes que llegan con el frío

Publicado

on

Estamos en el mes de enero, al invierno no se le come el lobo se decía siempre, al mercado invernal y sus vaivenes tampoco. En estas fechas es normal que se hable y mucho en los ambientes futbolísticos sobre los jugadores que pueden recalar en la disciplina racinguista. Hay de todo, comentarios y predicciones que dan vergüenza ajena, aventureros que quieren ganar seguidores en las benditas redes sociales y dicen el primer pensamiento que llega a su cabeza; también, porque no decirlo, hay personas que todo esto se lo toman muy en serio pero que juegan a la lotería nacional y por lo tanto casi nunca aciertan, y por último; están los más listos… que son los que dicen…“ya lo dije yo”. Aunque no hayan dicho nada.

No vamos a negar que penetrar en el búnker verdiblanco durante las ventanas de fichajes es complicado, ni los comandos de marines más avezados tienen fácil derribar las defensas amuralladas del despacho de “Chuti”. No hablo ya de anticipar fichajes, sino incluso de saber quiénes están en el punto de mira del director deportivo. Un hombre que tiene una obsesión cuando se abren estos periodos: La discreción, lucha incansablemente porque no haya filtraciones, cosa que al menos un servidor puede a llegar a entender perfectamente.

De lo que no me cabe duda es de que habrá movimientos este mes, después del despido de Juanjo Expósito, la salida en calidad de cedido de Mario Soberón al equipo vizcaíno de la Sociedad Deportiva Amorebieta y del único fichaje hasta el momento en este mercado, el madrileño Alberto Noguera; estoy convencido de que “Chuti” moverá ficha.

Lo que tenemos que pensar todos los seguidores de nuestro viejo Racing (y mucho) es si hay la necesidad de fichar o no. Claro que siempre se podrá mejorar, pero mi pregunta cómo un racinguista de base es… ¿Dónde está la garantía de mejora en los posibles fichajes que vengan en un futuro? Seamos sinceros con nosotros mismos por un momento, ¿no estamos diciendo que la actual plantilla es la mejor que hemos tenido en todos estos años que llevamos en este infierno llamado segunda división B? Molina debe tener las ideas muy claras, confianza hay en él en este sentido, pero hay que reconocer que un movimiento en falso se puede cargar a toda una plantilla que bajo un punto de vista objetivo está bastante bien confeccionada.

“Chuti” debe construir un puzle perfecto, todas las piezas deben encajar en el sitio adecuado. En el seno de la plantilla me consta que reina un ambiente espectacular, como hace tiempo que no había, y eso bajo ningún concepto se puede romper. El director deportivo manchego lo sabe y es una de sus claras preocupaciones, no quiere que ningún fichaje rompa la armonía perfecta que hay en el vestuario.

Dicho lo cual, el éxito de este mercado invernal pasará por el acierto de un señor que entiende de fútbol y que ha demostrado que se mueve como pez en el agua en los despachos de los representantes, unas aguas donde proliferan los tiburones. Debe entender la parroquia de la capital cántabra, que no le queda otra que entregarse completamente al acierto de Molina en este gélido mes en Santander, porque si este año no subimos; que la Bien Aparecida nos libre del pecado… el frío de este enero, se nos hará agradable en comparación a lo que pueda venir.

Sigue leyendo
Publicidad

Podcast

Publicidad

Twitter

Instagram

Tendencia

Copyright © 2019 Aquí Hay Pelotas