CONECTATE CON NOSOTROS

Racing

El Racing que yo quiero

Publicado

on

Aitor Alexandre | Va a culminar la temporada futbolística más extraña de nuestras vidas con un resultado que, por desgracia, no nos es ajeno en los últimos tiempos. El Racing tras una temporada para el olvido, volverá a dar con sus huesos en la Segunda División B –o como quiera que se llame el futuro engendro– por sexta vez en la última década.

El declive es notorio, en 2011 el equipo estaba en Primera División, hoy deambula sin pena ni gloria por el subsuelo balompédico. La peor década en 107 años, la peor década de la historia.

Los tambores de guerra que en 2013 desparasitaron el club, hoy vuelven a sonar. Pensamos que todo cambiaría, que lograríamos tener un club libre, nuestro, moderno y con la mirada puesta en el futuro. Hoy vemos que al final, por miles de circunstancias, acabamos inmersos en el “gatopardismo” al que se refiere Tomasi en su novela cuando dice: “Cambiar todo para que nada cambie”.

Y en esas estamos, con la afición de uñas, una dirección desnortada y una desafección hacia la verdiblanca tan extraña como preocupante. No quiero entrar en señalar culpables, responsables y cómplices por acción u omisión. Sólo diré dos cosas. La primera, que está bien tirar piedras a determinados (pésimos) empleados mientras que los que los pusieron en ese cargo sale de rositas y la segunda, que una afición que no fiscaliza y observa con espíritu crítico todo lo que acontezca en su equipo, está condenada a repetir errores del pasado.

El asunto que a mí me preocupa es… ¿Y ahora, qué? ¿Vamos a volver a lo mismo? ¿Volveremos a hablar de ascenso por la vía rápida y a Primera División en 3 años?

Miren lo siento, me bajo de esa burra.

Recuerdo la primera Junta General de Accionistas tras la liberación. En ella habló Quique Setién como abanderado de un proyecto del que pronto se desmarcó y que terminó haciendo aguas. Cantera, identificación, largo plazo… y si tenemos que estar 5 años en Segunda B los estaremos, pero construiremos una base sólida. No entrecomillo la frase ya que no recuerdo con exactitud las palabras, pero sí el significado.

Siempre fui de esa opinión, cuando Quique habló la multitud le brindó una ovación cerrada. Yo no podía aplaudir, por aquel entonces cubría aquel evento para ‘Aquí Hay Pelotas’ y uno tiene que mantener la compostura profesional. Me sentía respaldado en mis opiniones al escuchar semejante ovación ante esas palabras.

Evidentemente no seré yo quien ponga en un pedestal a Quique Setién, las opiniones están muy bien y son muy válidas si los actos las respaldan, hablar desde Sevilla –en aquel momento– es muy fácil, renunciar a un sueldo millonario y venir aquí a implantar ese modelo era otra cosa. El caso es que creo que se me entiende cuando me refiero a las palabras de Quique.

¿Quiero que el Racing ascienda? Por supuesto. ¿Quiero que ascienda por encima de cualquier cosa? Pues… ¡Oh, sorpresa! Mire, como que no.

Si con una base de 15 chavales y 4 fichajes te da para ascender, maravilloso, firmo con sangre. Si te da para ser 10º me da igual, seamos el 10º. Y si tenemos que estar esos 6 años más –que por cierto, ya los podíamos haber pasado y estar en otra situación– hasta que la base sea sólida y un ascenso no suponga un posterior trauma, que así sea.

Quiero un Racing con el que los cántabros nos identifiquemos, quiero un Racing que tenga convenios respetados y respetuosos con todos los clubes de Cantabria, quiero un Racing en el que todas las categorías jueguen de la misma forma, que el modelo parta del club y a partir de ahí se busque a las personas que encajen en esa filosofía, no al revés. Quiero un Racing que no dé la espalda a su gente, que sepa de dónde viene y sobre todo hacia dónde debe ir. Quiero el Racing que nos imaginamos una vez en aquellas reuniones del Centro Cultural Doctor Madrazo, durante los años de plomo.

Y no quiero un Racing en Segunda por la vía rápida. Ese es el objetivo de los mediocres. Quiero al Racing en Primera, su lugar. El que le corresponde, el que nos corresponde. Y si el objetivo es la Primera, no es que quiera un Racing que genere valor añadido formando jugadores (por desgracia es el único patrimonio que tenemos), es que es la única manera de conseguirlo. Los de mi quinta recordarán al ascenso de Segunda B de la 1990/1991, recordarán qué plantilla había. Si eres demasiado joven, te invito a que busques los integrantes de aquel plantel y en qué derivó: El ascenso a Primera División en la 1993/1994.

Si el proyecto vuelve a ser de 15 fichajes para asaltar el ascenso, volveremos a caer el año siguiente cuando haya que fichar a otros 15 y así sucesivamente. Lo hemos visto, hemos visto lo que supone este modelo. De hecho lo vimos ya en tiempos del inefable presidente y, espero, futuro presidiario. Gigante con pies de barro que en cuanto pisa un charco y el barro se reblandece, queda cojo y cae derribado.

Lo peor de todo es que el modelo que propongo, mi modelo y, para mi sorpresa el de bastante gente, no encaja con el paradigma del fútbol negocio y beneficio rápido que parece instaurado. Al menos, y a la espera de lo que suceda cuando los actuales mandamases nos presenten su “nuevo proyecto”, ese cortoplacismo es el que ha prevalecido y el que nos ha dejado en la casilla de salida por sexta vez.

Soy del Racing, no del Racing en Primera o en Segunda. Soy del Racing, del nuestro; esté en la categoría que esté. Pero digno, soy del Racing digno.

Podcast Aquí Hay Pelotas

0-4 y a seguir

Publicado

on

El Racing vence en Lasesarre con goles de Riki, Pablo Torre(2) y Cedric

Tras una victoria contundente ante el Charles en el derbi de El Sardinero, los pupilos de Solabarrieta viajaban a una plaza siempre complicada como es Lasesarre.

Pese a que el Barakaldo está en una situación complicada, firmando unos números muy lejanos de lo esperado, cuentan por victoria sus dos últimos enfrentamientos en su feudo, por ello, el Racing sabía que lograr los tres puntos en la tarde de hoy no iba a ser un trámite.

Aunque los más jugones se disfrazaron de killers y los goles de Riki y Pablo Torre sentenciarían el partido en la primera mitad.

PRIMERA PARTE

Empezó intenso el Barakaldo, consciente de su situación, buscando un gol tempranero. Presionaban alto y merodeaban el área defendida por Lucas, aunque sin generar quebraderos de cabeza al meta verdiblanco.

Por su parte los verdiblancos, que lucían hoy la casaca roja, comenzaron pacientes y bien plantados, jugando a oleadas y esperando a que ese arreón inicial de los locales se diluyera. 

Hasta que Riki se vistió de mago. El central asturiano cortó un pase impreciso de Ribeiro cerca del balcón del área y, al ver a Rabanillo adelantado, se sacó de la chistera una vaselina que acabaría besando la red y poniendo el 0-1 a penas dos minutos después del primer cuarto de hora de juego. 

El gol caía como una losa en Lasesarre, pero el Barakaldo no abandonaba la presión alta que Javi Loaces ha inculcado a los suyos durante las pocas semanas que lleva en el banquillo del conjunto vasco.

El encuentro se acercaba a la primera media hora y el Racing ya se había adueñado del balón, comenzando a imprimir su estilo en el encuentro. Porque sí, el Racing ya tiene estilo.

Pero el Barakaldo avisaba. Una internada por banda izquierda acababa en un centro pasado al segundo palo, que remataría con mucho peligro de Estrada, aunque el disparo se marchó cruzado.

Pasada la media hora, el partido transcurría sin demasiado peligro en ninguna de las áreas, hasta que Julen López condicionaría el resto del encuentro con una acción. El Central realizó una entrada dura en el centro del campo sobre Pablo Torre que el colegiado sancionaría con roja directa. Corría el minuto 37 y el partido se ponía muy de cara para el Racing.

Aunque a pesar de la inferioridad numérica el Barakaldo tendría la más clara del partido a penas cinco minutos después. Un balón entre líneas supondría una contra  por banda derecha de Alain Ribeiro que metería un pase perfecto que Urkiza desperdició cuando lo tenía todo para poner las tablas. 

Pero el Racing tendría algo más que decir antes del final de la primera mitad. Una pared cerca de la esquina derecha el área grande del Barakaldo entre Riki y Soko permitiría a este ejecutar un centro raso que Pablo Torre mandaría al fondo de la portería. Pablo ha cogido gusto a eso de marcar goles.

SEGUNDA PARTE

La segunda mitad volvería con más goles. A penas un minuto después del pitido arbitral, Cedric mandaría entre los tres palos un taconazo en el área pequeña de Álvaro Bustos. Partido de golazos.

Al Barakaldo le quedaban muchos minutos de partido, pero les sobraban todos. Javi Luaces buscó savia nueva con cuatro cambios de una tacada para conseguir conectar a los suyos de nuevo con el partido, pero el Racing no se conformaba con el 0-3 y los locales no podían más que defender.

Y poco tardó en llegar el segundo de Pablo Torre. Una individualidad de Bustos que sorteó varios rivales en el frontal de área pondría un pase filtrado para el canterano, que definiría con una vaselina en el área pequeña ante la salida de Rabanillo. 

El Barakaldo hacía mucho que no estaba, pero el Racing sí, solo Rabanillo aguantaba los muebles con una doble parada tras un disparo raso y potente de Riki desde fuera del área y abortar también el rechace cazado por Cedric.

Con el partido ya sentenciado los cambios iban sucediendo en ambos banquillos y el Racing cambiaba a un 4-4-2 con Capanni y Jon Ander Arriba, y es que con 0-4 en el marcador se aceptan los experimentos. 

Pero el partido no sufriría más cambios en el marcador y el 0-4 se mantendría hasta el final del encuentro. 

EN RESUMEN

El Racing está de dulce, cada partido generan mejores sensaciones y lo más importante, las mantienen durante más tiempo. El partido de hoy era un arma de doble filo, porque si bien la situación de Barakaldo no es buena, sigue siendo un rival peligroso.

El encuentro de los chicos de Solabarrieta no fue el más vistoso y tampoco se vio el fútbol de la primera mitad ante el Laredo, pero sí vimos un Racing serio y con dinamita arriba. Además, comienzan a marcar los mejores de la plantilla, eso es muy bueno.

Acabar entre los tres primeros cada día parece menos un sueño y si lo consiguen, soñar con la segunda está permitido.

Por cierto, Aritz Solabarrieta es muy buen entrenador de fútbol. 

ALINEACIONES

Barakaldo: Rabanillo; Julen López, Carles Marc, Obolskii (Min.50 Imbongo) , Pitu(Min.79 Guerrero), Gándara, strada, Urkiza (Min.50 Urkiza), Pablo Santana (Min.50 Txaber), Bengoetxea, Ribeiro (Min.50 Aparicio)

Real Racing Club: Lucas; Ceballos, Mantilla(Min.45 Villapalos), Óscar Gil, Isma López; Íñigo, Riki; Soko(Min.67 Capanni), Pablo Torre(Min.61 Cejudo), Álvaro Bustos (Min.61 Traver); Cedric(Min.67 Jon Ander).

Sigue leyendo

Racing

Solabarrieta: “Pablo es presente y futuro del Racing”

Publicado

on

El entrenador verdiblanco, Aritz Solabarrieta compareció en rueda de prensa tras la victoria 0-4 en Lasesarre ante en Barakaldo atendiendo a las preguntas de los medios allí presentes.

Sobre el partido, comentó que “estos partidos no son fáciles, porque los de abajo se juegan la vida. Poco a poco fuimos llevando el partido a nuestro terreno. Cada vez estamos haciendo las cosas mejor y estoy muy satisfecho.

Respecto al aumento de minutos de calidad ofrecidos, Solabarrieta afirmó que “los contextos de cada partido son diferentes, pero tenemos un vestuario increíble, con muy buenos jugadores y poco a poco vamos sacando la mejor versión de cada uno”.

En referencia al poco sufrimiento visto hoy a balón parado, Solabarrieta comentó que “la media de altura del equipo no es muy grande pero siempre trabajamos las jugadas a balón parado muy bien, aunque también influye la calidad del rival”

Por último, fue preguntado por los buenos partidos de Pablo Torre “Pablo es presente y futuro del Racing. Necesita seguir trabajando y entrenando para tener más continuidad en el juego con y sin balón, pero es una persona muy consciente y bien rodeada, espero que nos traiga muchas alegrías”.

Sigue leyendo

Racing

Los mejores jugadores del Racing de Santander

Publicado

on

El Racing de Santander es un equipo histórico como pocos en el fútbol español. Un clásico de la liga española, incluso codeándose con equipos europeos. No hay duda que en poco tiempo lo volveremos a ver en el lugar que le corresponde y si es protagonista en las mejores casas de apuestas deportivas.

En todos los años y equipos que el Racing de Santander ha podido formar, han destacado grandes futbolistas. Jugadores que han hecho muy competitivo al equipo y ser de los mejores de la Liga.

Enumerar o seleccionar los mejores del Racing es algo muy difícil, vamos a centrarnos en el pasado más cercano ¡Vamos allá!

Ceballos

No hay duda que ha sido el santo y seña de la portería del Racing de Santander. Un gran portero que ha sentido de manera muy profundas los  colores del equipo.

Además de todo esto, ha sido un portero con unas excelentes cualidades: Agilidad, colocación y reflejos. Uno de los grandes nombres para los fans del Racing de Santander.

Mellberg

Con toda probabilidad uno de los mejores centrales que han vestido la camiseta del Racing. El sueco fue todo un fortín en la defensa del Racing. Internacional con Suecia, vivió sus mejores partidos con la elástica del Racing mostrando una solvencia y seguridad de un gran alto nivel.

Pocos defensas han sido tan decisivos como el gran sueco Mellberg ¡Inolvidable!

Zygmantovich

El gran líbero por excelencia. Un jugador fino y con clase sacando el balón y rápido al corte y en defensa. Destaca por su gran genialidad y clase sacando el balón jugado siendo casi un centrocampista más.

Setién 

El gran ídolo del Racing de Santander. Clase, calidad, liderazgo… no se entiende el mejor Racing  de Santander sin la presencia de Setién en sus filas.

De entre todas sus cualidades, su visión de juego fue clave para muchos goles del Racing de Santander, no se ha visto un jugador como él vistiendo esta camiseta.

Mutiu

Uno de los jugadores extranjeros que más rendimiento han dado al club. Luchador y goleador, destacó por ser un gran goleador y ser el gran protagonista del  mítico ascenso de 1992. Su compromiso es digno de elogio para todos los aficionados.

Munitis

Que podemos decir  del gran extremo/delantero. Un racinguista de los de verdad, velocidad, explosión y mucho peligro en el área. Comprometido como el que más, a la calidad contrastada se le une la garra y amor por los colores.

Radtchenko

Fino estilista delantero, gran goleador. Rápido, con clase y gol. Marcó una época en el equipo dando paso  a otros buenos rusos como Popov. Es uno de los grandes delanteros del Racing y más recordados por los aficionados.

¿Un entrenador? La elección es Jabo Irureta. El rendimiento que sacó al equipo en una época difícil fue espectacular. Salvarlo del descenso y llevarlo caso a la extinta UEFA.

El Racing de Santander ofrece historias y jugadores muy míticos, siendo un equipo de leyenda del futbol español.

Sigue leyendo

Twitter

Publicidad

Podcast

Publicidad

Tendencia

Copyright © 2019 Aquí Hay Pelotas