CONECTATE CON NOSOTROS

Ciclismo

Una Vuelta con tres cántabros

Publicado

on

Foto: Charly López

Madrazo, Ezquerra y Ventoso serán los representantes de esta edición 2020.

El pasado martes comenzó una nueva edición de la Vuelta Ciclista a España. En esta ocasión tenemos la presencia de tres ciclistas cántabros como son Ángel Madrazo (Burgos BH), Jesús Ezquerra (Burgos-BH y Fran Ventoso (CCC Team). Este 2020 por todo lo que ha trastocado el coronavirus el deporte esta grande se ve obligada a trasladarse a los meses de octubre, septiembre y noviembre, en lugar de los habituales finales de agosto y septiembre.

La primera etapa comenzó el pasado martes en Irún y está compuesta de 18 etapas para cubrir una distancia total de 2.882,8 kilómetros desde el pasado martes 20 de octubre hasta el próximo 8 de noviembre. Serán un total de cuatro etapas llanas, ocho de media montaña, cinco de montaña, una contrarreloj individual y dos días de descanso.

En la primera etapa con la salida en Irún el pasado martes recorrieron 173 kilómetros con meta en Arrate (Eibar). Fue una jornada inicial en la que 176 tomaron salida en tierras irundarras en el que la victoria fue para el esloveno del Jumbo-Visma y ganador del año pasado, Primoz Roglic, que comenzó recuperando la roja.

En cuanto a los cántabros el primero en cruzar la línea de meta fue Ángel Madrazo en el puesto 82 a 12 ‘ 16″, seguido de Jesús Ezquerra en el 91 con un tiempo de 15′ 20″, y tercero Fran Ventoso en el lugar 146 a 16’ 21″ de la cabeza.

El primer español fue Enric Mas en sexta posición a tan solo 1″ del esloveno.

La segunda etapa que fue el pasado miércoles y discurrió entre Pamplona y Lekunberri de 151.6 km. El triunfo fue para Marc Soler que se plantó en solitario en meta seguido por Primoz Roglic y tercero Dan Martín. En la general el esloveno continúa al frente seguido por el español y tercer clasificado de esta etapa a 9″. En cuanto a los cántabros, el mejor volvió a ser Ángel Madrazo que finalizó en el puesto 48 a 12′ 57″, ocupando segundo puesto de los nuestros Jesús Ezquerra que cruzó la meta en el 89 lugar 16′ 7″ del vencedor y tercero Fran Ventoso en el 99 puesto a 18′ 44″

Hoy se celebra la tercera etapa entre Lodosa y La Laguna negra – Vinuesa de 166,1 kilómetro, siendo una jornada de media montaña.

Ciclismo

Una Vuelta a España, segura y otoñal, por Iñigo Zubeldia

Publicado

on

La Vuelta a España no ha defraudado, como lo lleva haciendo en los últimos años. Esta edición fue especial y excepcional. La pandemia del coronavirus obligó a la organización a cambiar sus fechas habituales y tuvo que desarrollarse en los meses de octubre y noviembre. Debido a las restricciones sanitarias, se redujo el número de etapas a dieciocho. Puede decirse que ofreció más espectáculo que las otras dos Grandes Vueltas. El recorrido, prácticamente por el norte, y el gran cartel de asistentes, invitaba a la ilusión y la emoción por alzarse con el triunfo en Madrid. Y así fue.

Primoz Roglic en competición

Primoz Roglic doblaba y acudía a la ronda española enrabietado y con ganas de revalidar su título del año pasado, después de perder estrepitosamente en la penúltima etapa del Tour de Francia 2020 en la crono en La Planche des Belles Filles a favor de Tadej Pogacar tras once jornadas vistiendo el maillot amarillo de líder. Richard Carapaz era el líder del Ineos-Grenadiers como principal rival del corredor esloveno. Al ciclista ecuatoriano le daban los galones de responsabilidad en su primera temporada en la escuadra británica tras brillar en el Tour de Francia con presencia en fugas y deslumbrar en el Giro de Italia 2019 con su gran victoria. Nuestra principal baza española, Enric Mas, también estaba en las quinielas para estar en la parte delantera, después de cuajar un buen Tour de Francia, yendo de menos a más, alcanzando la quinta posición en la clasificación general en París. Aparecían también nombres de entidad como Thibout Pinot, Michael Woods o Esteban Chaves.

La primera semana para probar fuerzas

El cambio del recorrido inicial (estaban estipuladas tres etapas en Países Bajos) reunía buenos ingredientes para dejarse ver los favoritos y saber el rendimiento físico de sus piernas tras el gran esfuerzo del Tour de Francia o las clásicas belgas. La primera etapa terminaba en el Alto de Arrate, clásico final de la Vuelta al País Vasco, que se vio enturbiada por la prohibición del público (la afición vasca, reconocida mundialmente, nunca se pierde estas citas) en los finales en alto de La Vuelta a España por la Covid-19. Roglic comenzó bien la tercera Gran Vuelta del año, imponiéndose en solitario por delante de Richard Carapaz y Dan Martin. El ciclista esloveno atacó en los metros finales y nadie pudo arrebatarle su segunda victoria parcial en la Vuelta.

La segunda etapa discurría por tierras navarras en una jornada de media montaña con tres cotas puntuables, la última, San Miguel de Aralar, coronado a 17 kilómetros de meta. Una ascensión dura, que ofreció emoción, con un Movistar-Team, que tensó la cuerda del pelotón para ir descolgándose favoritos. El gran trabajo del grupo telefónico (con el tridente en la parte delantera de la carrera) devolvió la alegría al equipo con la victoria de Marc Soler. El ciclista catalán leyó bien la carrera y a 9 kilómetros para el final se lanzó en solitario. Desde la Challenge de Mallorca, el Movistar Team no ganaba una carrera y supuso un bálsamo de ilusión en las primeras jornadas de La Vuelta.

La tercera jornada, con el final inédito en La Laguna Negra, sirvió para disfrutar de la primera batalla entre los favoritos. El Ineos, con Chris Froome y Andrey Amador como sus principales gregarios, aceleró el ritmo en el puerto final para los intereses de Carapaz. Pero la victoria se la llevó el corredor irlandés, Dan Martin. Gran ataque a 300 metros para el final que el líder de la carrera, Primoz Roglic, no pudo contrarrestar. Uno de los favoritos, Esteban Chaves, se dejó tiempo en meta por un problema mecánico.

La cuarta etapa, con final en Ejea de los Caballeros, fue la primera oportunidad para los sprinters por ser una jornada llana y de transición para los favoritos. Sam Bennett consiguió el triunfo por delante de Jasper Philipsen sumando su séptimo del curso. El ciclista irlandés se colocaba como el principal favorito tras una temporada excelsa enfundándose el jersey de la regularidad en el Tour de Francia.

Hasta el momento las fugas no habían llegado a buen puerto. En la quinta jornada, con un final rompepiernas con tres puertos, la escapada tenía grandes papeletas de poder arribar con éxito. Gillaume Martin, Tim Wellens y Thymen Arensman se jugaron la victoria en los metros finales. El corredor belga (más experimentado en estas lindes) logró un gran triunfo en Sabiñanigo. El clasicomano se alzaba con su primer triunfo de la temporada.

Había muchas ganas de asistir a la sexta etapa de la Vuelta a España porque la carrera iba a terminar por primera vez en el coloso francés El Tourmalet. Pero la situación sanitaria francesa forzó a un cambio de planes y finalmente Formigal acogió el final. La lluvia y el frío marcaron una etapa épica. Ion Izagirre conseguía el triunfo y entraba en el club de los corredores con victorias en las tres Grandes Vueltas. Por detrás en el pelotón, se desataron los ataques: Carapaz y Carthy probaron al líder, que sufrió en los metros finales. El ciclista ecuatoriano se vestía el maillot rojo.

Foto: PhotoGomezSport

La segunda semana de alta montaña

Tras una jornada de descanso, la Vuelta regresaba a tierras vascas con el final en Villanueva de Valdegovia. Jornada de media montaña con el doble paso por el puerto de Orduña, el último a 19 kilómetros meta. Los kilómetros finales nos brindaron una demostración de fuerza entre la escapada y el pelotón. Pudimos ver una de las imágenes más espectaculares ejerciendo Chris Froome de gregario para echar abajo la fuga. A 2 kilómetros, Michael Woods suscitó los ataques. Los españoles, Valverde y Fraile, intentaron buscar el triunfo de etapa, pero el canadiense no perdonó. Supo dosificar fuerzas y lanzó un ataque letal definitivo para llegar en solitario a la línea de meta.

El alto del Moncalvillo fue el primer test para medir las fuerzas entre Carapaz y Roglic. Y el primer duelo serio entre los dos principales favoritos. Roglic aceptó el combate y repitió victoria en La Vuelta, dando un golpe sobre la mesa mostrando su poderio. El Movistar Team buscó seleccionar el grupo en el inédito final en alto en La Rioja, soltando a dos gregarios del Ineos. Hugh Carthy volvió a explosionar el grupo, pero el ataque de Carapaz sirvió para romper añicos todavía más si cabe quedándose a rueda Roglic, Martin, Carthy y Vlasov. El último kilómetro fue un regalo para todos los aficionados con ese duelo Carapaz vs Roglic. El ciclista esloveno aventajó unos metros y saldó su segunda victoria de la carrera. El gran perjudicado fue Enric Mas, después de su gran trabajo del equipo, perdiendo 54 segundos en meta.

La novena jornada supuso un descanso para los favoritos. La carrera finalizó en Aguilar de Campoo, en la provincia de Palencia. El pelotón se mantuvo tranquilo en la primera parte de la carrera, pero las pocas ocasiones que brindaba la misma para una llegada masiva al sprint hicieron que el pelotón se diera prisa. La etapa acabó con polémica. Sam Bennet venció, pero fue sancionado por empujar a Emily Liepins en la preparación del sprint, que le dio la victoria a Pascal Ackermann, su primer triunfo en la ronda española.

Al día siguiente, la etapa era prácticamente llana y completamente por territorio cántabro. Salía de Castro Urdiales, en la costa, para terminar en Suances con el mar Cantábrico de fondo. La jornada dejaba dudas sobre si la fuga culminaría en meta o el pelotón apretaba para vivir un final explosivo emocionante, ya que el kilómetro final picaba hacia arriba. Por la mañana, Roglic se acercó a Suances para reconocer el final y ese pudo ser uno de los motivos para lo que vimos al final. Deceuninck-Quick Step, Mitchelton-Scott y más tarde Astana fueron los equipos que se estructuraron para controlar la fuga. En la única cota puntuable, el Alto de San Cipriano, a 30 kilómetros para el final, Sam Bennett, el mejor velocista del pelotón, sufrió para alcanzar al pelotón. Por tanto, el final se iba a decidir entre los favoritos. Guillaume Martin decidió atacar a un kilómetro de la meta, pero agazapado Roglic lanzó el movimiento decisivo para llevarse el tercer triunfo y ponerse como líder empatado con Carapaz. El ciclista esloveno estuvo hábil: esperó hasta el tramo más duro y soltó toda la energía. Ahí demostró que es uno de los mejores rematadores del pelotón actual.

Roglic se puso de líder en la antesala del fin de semana de alta montaña asturiano. El sábado apenas sucedió nada entre los favoritos. Cinco puertos de montaña con el final en La Farrapona hacían presagiar un día duro de desgaste para las piernas. El espectáculo lo brindó David Gaudu en un mano a mano con Marc Soler, donde el corredor francés salió victorioso. Gaudu estrenó su palmarés en las Grandes Vueltas. Tanto Roglic como Carapaz entraron juntos en la meta. El único damnificado fue Carthy, que entró a 7 segundos del dúo cabecero. La gran aventura de Soler en la escapada le aupó a la sexta posición de la clasificación general.

Los favoritos quisieron esperar al domingo para saldar cuentas con el temido final en el Alto de L’ Angliru después de ascender cuatro puertos de montaña (dos de ellos de primera categoría). El Movistar Team quiso imprimir ritmo ya desde salida, colocando a Erviti en la escapada. El puerto de La Mozqueta marcó el devenir de la carrera. Atacó David de la Cruz y el grupo telefónico tomó la responsabilidad del grupo. Luis Léon Sánchez, Guillaume Martin, Mattia Cattaneo y Anthony Roux daban por concluida su aventura al pie del ascenso final. El Jumbo, con el debutante Jonas Vingegaard, tiraba del pelotón, ya seleccionado. Muchos se iban cortando. Antes del paso duro en la Cueña les Cabres, Enric Mas fue el primero en sorprender. Le siguió más adelante Hugh Carthy, que remató la faena en meta con una gran victoria, la mejor de su carrera deportiva y la primera de un corredor británico en el Angliru. Carapaz, en busca de La Roja, dejó de lado a Roglic, que sufrió apoyado por Kuss y volvió a ponerse de líder. El corredor ecuatoriano mostró autoridad en la alta montaña. Todos pensaban que el fin de semana asturiano marcaría grandes diferentes entre el grupo de elegidos y no fue así. La diferencia entre los 4 primeros era menos de 1 minuto y generaba más pasión a la carrera en la última semana.

La tercera semana definitiva

Segunda jornada de descanso para los corredores en A Coruña antes de la decisiva semana para conocer el ganador de la edición 2020. Arrancó la semana con una espectacular contrarreloj de 33 kilómetros en el Mirador de Ézaro (Galicia) con los últimos 2 kilómetros picando hacia arriba, con rampas de hasta el 30%. A priori, Roglic era el máximo favorito. Antes de la salida de los gallos, se vivió un bonito duelo entre William Barta y Nelson Oliveira. El corredor estadounidense lograba el mejor tiempo, nueve segundos mejor que el portugués. En el primer punto intermedio, Carthy voló marcando el mejor tiempo y Carapaz (que no es un especialista contra el crono) aguantaba solo perdiendo cuatro segundos con Roglic y seis respecto a Carthy. Pero Roglic fue de menos a mas, alcanzó su cuarta victoria (un segundo mejor que Barta) y lograba recuperar La Roja, al ser cuarenta y nueve segundos mejor que Carapaz. El ciclista español, Enric Mas, que ya demostró ser buen contrarrelojista en 2018 en la crono de Torrelavega acabando sexto, esta vez fue el peor de los favoritos. Es más, el corredor balear calificó su actuación de “desastre”. El año pasado, Roglic ganó también la crono de Pau y no soltó el liderazgo hasta Madrid. Volvió a repetir la misma hazaña.

Las siguientes jornadas hasta el sábado en el final en La Covatilla no cambiaron mucho las diferencias de los favoritos. Fueron etapas de desgaste, sobre todo, la decimoquinta, la más larga, con 230 kilómetros a sus espaldas, con cinco cotas puntuables. La decimocuarta etapa, segundo día por tierras gallegas, volvió a relucir de qué pasta está hecho Tim Wellens. Un corredor de gran clase con un reprís final espectacular. Logró su segunda victoria de la carrera en un ajustado sprint con Michael Woods (que no es cojo) y tercero quedó Stybar. Tres ciclistas de gran entidad peleando por el triunfo.

La Vuelta ya enfilaba trayecto hasta Madrid. Jasper Philipsen se estrenaba en el palmarés de La Vuelta con un soberbio triunfo en tierras zamoranas con final en Puebla de Sanabria después de sortear cinco puertos puntuables de tercera categoría, que hacía más si cabe ensalzar más la victoria siendo un sprinter, por delante de un consagrado Ackermann.

La antepenúltima etapa, de media montaña, con dos cotas puntuables, de primera y segunda categoría, podía ser una jornada clara para la escapada. Pero el día anterior, los equipos de los sprinters volvieron a la escena y la etapa acabó al sprint. Sorprendente triunfo del velocista Magnus Cort (que había estado desapercibido en la carrera) por delante de un especialista en los finales explosivos, como Primoz Roglic.

Y llegó el momento. El ciclismo mundial estaba pendiente de lo que iba a suceder en La Covatilla. Los tres primeros se distanciaban en menos de un minuto. Todas las espadas estaban en alto. El UAE Team Emirates colocó cuatro corredores (De la Cruz, Oliveira, Henao y Costa) con miras de buscar la victoria de etapa. El Movistar Team tomó la responsabilidad del grupo, a 60 kilómetros de meta, que puso en apuros a Carapaz, cortándose y teniendo que cerrar la ventaja en primera persona. Los nervios estaban a flor de piel. El día contaba con 6 puertos. En el penúltimo, Alto de la Garganta, Soler lanzaba un ataque, pero su aventura se terminó a 20 kilómetros del final. En el ascenso final, Hugh Carthy lanzaba el primer ataque, pero era bien respondido por el grupo de favoritos. A 3 kilómetros para el final (después de varios intentos de Enric y Carthy), era el momento de Carapaz. El ecuatoriano saltó muy rápido y Roglic no pudo salir al encuentro. Los segundos empezaban a subir y el nerviosismo comenzaba a inundar en el corredor esloveno, esta vez sin su lugarteniente Sepp Kuss. Mientras tanto, Richard se le veía muy fresco y con ganas de dar el ‘campanazo’ final. Primoz Roglic cruzaba la meta a 21 segundos de Richard Carapaz y salvaba La Roja por 24 segundos de diferencia. El ciclista esloveno revalidaba el triunfo y le devolvía la ilusión tras su decepción en el Tour de Francia. Un dato de @cafeRoubaix en Twitter refleja la regularidad de Roglic: en las últimas trece pruebas, nueve las ha ganado, un segundo puesto, dos tercero y un cuarto puesto. Es una cifra que habla por sí sola. El triunfo se lo llevó David Gaudu, doblete en La Vuelta por delante de Mäder y de Ion Izagirre (gran actuación del corredor gipuzkoano). Un final frenético y emocionante, que le da caché a la carrera, aunque lo necesita porque está demostrando año tras año que es una de las carreras más entretenidas del panorama mundial. En conversaciones posteriores con el exseleccionador nacional, Javier Minguez, me comentaba y con razón: “¿Para qué ha lanzado el ataque Hugh Carthy? Tenía que haberse quedado quieto. Iba tercero a 8 segundos de Carapaz y le interesaba moverse él el último. Quién tenía más interés era Carapaz que se jugaba la general. En cambio, el británico se precipitó (atacó antes de tiempo) y Carapaz le remató”. Palabras de director.

El corredor francés, Gillaume Martin, se llevó el maillot de la montaña con auténtica autoridad. No tuvo rival. Fue uno de los corredores más combativos, plantó cara en las escapadas para alzarse con los puntos de los puertos de paso y con total merecimiento logró este jersey de lunares. El maillot  de regularidad por puntos lo retuvo Roglic (con sus cuatro victorias parciales), el ciclista más combativo fue a parar a un incombustible, Remi Cavagna (auténtico rodador), el Movistar Team se llevó el maillot por equipos y Enric Mas fue el mejor corredor ‘más jóven’ por delante de David Gaudu, que ante la baja de Pinot, brindó dos grandes victorias para el Groupama FDJ.

El tradicional paseo por Madrid, el domingo, homenaje para el vencedor final y, como es habitual, la última etapa se decidió al sprint. Pascal Ackermann venció por delante de Sam Bennett, una victoria que se decidió por la foto finish, por lo ajustado que fue.

Foto: Charly López

La seguridad, vanguardia de La Vuelta

La seguridad en esta edición se ha convertido en santo y seña desde antes de empezar La Vuelta como durante la celebración de la misma. La ‘burbuja’ ha funcionado y todos los ciclistas reconocieron que fue una de las pruebas más seguras del panorama ciclista. Acabó La Vuelta a España con cero positivos entre los ciclistas y los miembros de los equipos. A parte de la seguridad, otro de los temas que más ha dado que hablar ha sido el cambio de paisaje. El otoño ha gustado a muchos de los aficionados, por el colorido que genera en su naturaleza. Aún así, el director de la carrera, Javier Guillén, ya advirtió que, a partir del año que viene, se volverá a las fechas de agosto y septiembre para la realización de la misma. Esperando con ganas a que llegue.

Sigue leyendo

Ciclismo

46 guardias civiles de la Vuelta Ciclista a España dan positivo

Publicado

on

Les hicieron la prueba PCR a 150 agentes.

Cuando se hablaban maravillas de que la Vuelta Ciclista a España no había tenido ningún caso de Covid-19 nadie había pensado que los guardias civiles iban a ser mencionados precisamente por la enfermedad del coronavirus.

Así que un total de 45 guardias civiles ha dado positivo, tras realizar la prueba a 150 profesionales.

La asociación profesional de la Guardia Civil ha hecho hoy un llamamiento al Ministerio del Interior y a la Dirección General del Cuerpo para que refuerce los protocolos contra el coronavirus.

La Vuelta arrancó el pasado 22 de octubre y finalizó el pasado domingo 8 de noviembre con victoria de Primoz Roglic.

Sigue leyendo

Ciclismo

Cantabria devuelve el maillot rojo a Roglic

Publicado

on

La Vuelta a su paso por Pedreña en la 10ª etapa | Foto: Pablo Bolado

El eslovaco recupera el liderato en la Vuelta tras la disputa íntegra de la 10ª etapa en la región.

Cantabria volvió a ser clave en la Vuelta. La 10ª etapa se celebró íntegra en la región entre Castro Urdiales y Suances de 185 km. El triunfo fue para el Primoz Roglic que volvió a recuperar el maillot rojo tras el triunfo de la misma. El esloveno se aprovechó del repecho final de la etapa para conseguir su tercera victoria antes de la etapa reina con llegada al Alto de La Farrapona, en lo Lagos de Somiedo (Asturias). En segunda posición ha entrado el austriaco Felix Grossschartner seguido del italiano Andrea Bagioli.

El primer español ha sido Alex Aranburu que ha cruzado la línea de meta en cuarta posición, mientras que los cántabros han finalizado en el puesto 36º y 59º respectivamente. Jesús Ezquerra llegó al final de etapa a 15″, mientras que Ángel Madrazo a 44″.

Durante la 10ª etapa de la Vuelta | Foto: Pablo Bolado

En la clasificación general el vencedor de la etapa, de 31 años de edad, se ha puesto al frente de la clasificación, sacando 3″ a Richard Carapaz, segundo clasificado, más los 10″ de bonificación por ser el ganador de etapa. El irlandés Dan Martin, en tercera posición a 25″; y el británico Hugh Carthy, en cuarta posición a 51″.

El primer español en la general es Enric Mas que ocupa la quinta posición a 1′ 54″ del líder, así como los cántabros el primero es Ángel Madrazo en el 55º lugar a 01:02:20 seguido de Jesús Ezquerra en el puesto 93 a 01:34:41.

Durante la 10ª etapa de la Vuelta | Foto: Pablo Bolado

En el aspecto meramente climatológico la jornada en Cantabria ha sido soleada, siendo algo poco habitual en estas fechas del año, por lo que todo el país ha podido ver las preciosas imágenes de la región con el colorido propio que ofrece el sol.

Sigue leyendo

Twitter

Publicidad

Podcast

Publicidad

Tendencia

Copyright © 2019 Aquí Hay Pelotas